miércoles, 11 de noviembre de 2015

5 experiencias inolvidables con animales que puedes vivir en el Sudeste Asiático

| ¡Sé el primero en comentar!
¿Eres un amante de los animales? Si la respuesta es sí, ¡el Sudeste Asiático es tu lugar! 

Durante un viaje por el Sudeste Asiático, serán muchos los momentos en los que tendremos la oportunidad de vivir momentos inolvidables junto a algunos animales. Desde pequeños insectos que intentarán probar nuestra sangre, hasta mamíferos gigantes que nos dejarán con la boca abierta.

El Sudeste Asiático es una de las zonas del planeta con más biodiversidad, y si te gusta la naturaleza tanto como a nosotros, seguro que vas a exprimir tu viaje al máximo. 

Aquí te dejamos 5 experiencias inolvidables que puedes vivir en el Sudeste Asiático:

1) Nadar con un tiburón ballena

Las aguas de las costas filipinas esconden uno de los animales más fascinantes del planeta. El tiburón ballena, el considerado el pez más grande del planeta con ejemplares que alcanzan los 14 metros, ofrece uno de los espectáculos más increíbles que se pueden vivir. Los tiburones ballena se acercan a algunas zonas del país con cierta asiduidad, y contratar una experiencia de buceo con uno de estos gigantes no es complicado. La ciudad filipina de Legazpi es el punto más recomendable para encontrarlo, ya que en otros lugares los tiburones ballena se acercan a la costa porque los pescadores locales les alimentan para ganar dinero con ellos. Por unos 1000 pesos filipinos puedes tener un encuentro con tiburones ballena. La experiencia consiste en ir en lancha hasta encontrar un ejemplar de tiburón ballena y lanzarte al agua. ¡No te preocupes, son totalmente inofensivos!




2) Bañarse con elefantes

Una de las actividades que más buscan las personas que viajan al Sudeste Asiático es el contacto con elefantes. Si bien la reputación de esta experiencia no es demasiado buena, debido a la existencia de reservas de elefantes que someten salvajemente a los animales, existen algunos centros en los que los elefantes son tratados perfectamente. Elephant Nature Park, situada en Chiang Mai, en el noroeste de Tailandia, es una de las reservas de elefantes con mejor reputación. Por unos cuantos euros, que se destinarán al cuidado de los animales y a la mejora del centro, podrás pasar el día junto a estos gigantes. Podrás alimentarlos, jugar con ellos e incluso bañarlos. 




3) Ver un tarsio en la selva

Volvemos a Filipinas para encontrarnos con uno de los animales más curiosos del planeta. El tarsio filipino es uno de esos animalitos que cuando una chica ve, automáticamente dice: ¡qué mooooonoooo! Este pequeño primate, que habita en las selvas del sur del país, ostenta el récord Guinness del mamífero con los ojos más grandes en relación al tamaño del cuerpo. Sus costumbres nocturnas hacen difícil su localización, aunque si te atreves con un trekking nocturno puedes acabar dando con uno de estos pequeños y simpáticos animalitos.




4) No dejarse robar por un mono

A veces, las visitas a algunas ciudades del Sudeste Asiático pueden no ser tan tranquilas y pacíficas como puede parecer a primera vista. Y es que en muchos de ellos encontraremos a unos amigos que al principio nos parecerán muy simpáticos, pero a los pocos minutos estaremos hartos de ellos. Sí, son ellos, son los macacos. Si tuviésemos que señalar un punto como el principal foco de estos animales, ese sería Lopburi. Esta ciudad, situada 150km al noreste de Bangkok, está literalmente en poder de los monos. Para que lo entiendas, un mono en Lopburi equivale a una paloma en tu ciudad. Así de gracioso y así de duro al mismo tiempo. 

El problema es la cleptomanía de estos pequeños hermanos nuestros. Si quieres hacer muy feliz a uno de estos monitos, lleva objetos de valor encima, y él se encargará de robártelo y quedárselo. Será el mono más feliz del mundo. Relojes, carteras, cámaras de fotos, móviles. Todo vale. 




5) Comer insectos fritos

¡Arrrghhh! Es lo primero que pensarás. Para muchos occidentales, el simple hecho de tocar un insecto ya es repugnante, así que imagina comerlos. Una de las cosas más exóticas que puedes hacer en el Sudeste Asiático, sin duda, es probar los insectos fritos que ofrecen algunos puestos de comida callejera. Desde arañas hasta saltamontes, pasando por libélulas, grillos, cucarachas o gusanos. ¿Te atreves?




6) Bucear con tortugas marinas

Bajo las aguas que bañan el Sudeste Asiático se esconden paisajes submarinos espectaculares, en los que podremos contemplar, además de un sinfín de especies de coloridos y alegres peces, otros animales como tortugas marinas, mantas raya o incluso algún pequeño tiburón. Los amantes del buceo tienen una cita ineludible en estas aguas, de las que seguro se llevan unas experiencias totalmente inolvidables.



  Si te ha gustado el artículo puedes clickar en Me Gusta en nuestra página de Facebook, que tienes justo aquí debajo. ¡Es solo un click y nos harán muuuy felices! :)


Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku