miércoles, 9 de marzo de 2016

Koh Phi Phi en 2 días. Qué ver, dónde comer, dormir y cómo llegar.

| ¡Sé el primero en comentar!

Koh Phi Phi, un archipiélago enclavado a medio camino entre dos destinos clásicos como Phuket y Krabi, se ha convertido en una parada obligatoria para los viajeros que pasan unos días por esta zona de Tailandia. 



Miles de turistas de todo el mundo se acercan hasta las islas Phi Phi atraídos por sus playas paradisíacas, su gran oferta hotelera y el gran ambiente nocturno de Ton Sai, su ciudad principal. 



A pesar de ser una de las zonas más afectadas por el tsunami del año 2004 (se calcula que en Koh Phi Phi murieron unas 4.000 personas), el pequeño archipiélago ha sabido reponerse rápidamente y volver a ser uno de los centros de turismo más importantes del Sudeste Asiático.

Y la pregunta es: ¿2 días en Phi Phi son suficientes?

Cómo siempre sucede, cuanto más tiempo estás en un lugar más cosas puedes ver. Entre otras cosas, nosotros decidimos pasar solo 2 días en Phi Phi, porque los altos precios de la isla nos disparaban nuestro presupuesto mochilero. 




Sin embargo, después de dos intensos días nos fuimos con la sensación de haberlo visto prácticamente todo. En este artículo vamos a proponerte un recorrido de 2 días por Koh Phi Phi para que no te dejes nada importante por ver.

Día 1

Vengas de donde vengas, el barco te dejará en Ton Sai Pier, el puerto de la ciudad principal, donde tendrás que pagar 20 baht por entrar a la isla, en concepto de ayuda a la limpieza de las playas. A partir de aquí, si no tienes alojamiento reservado, te tocará caminar para buscarlo. Como siempre, recomendamos ir sin nada reservado y buscar en el lugar, ya que además de haber siempre habitaciones libres, los precios son más bajos si los contratas in situ




Nosotros veníamos del puerto de Krabi, así que nuestro barco llegó a las 10.30 de la mañana al puerto de Phi Phi. Nos alojamos en Coco's Guesthouse, una guesthouse céntrica pero alejada de la zona de discotecas, y con una atención al cliente muy por encima de lo que nos hemos encontrado hasta ahora en Tailandia. A pesar de ser un alojamiento un poco caro (unos 900 baht por noche la habitación doble), en Phi Phi no es fácil encontrar cosas más baratas (y de una calidad decente). Así que nosotros, aunque nos gastamos un poco más que en los demás alojamientos, acabamos muy satisfechos con Coco's Guesthouse.

Una vez hayas dejado el equipaje en tu alojamiento, ¡es hora de ponerte el bañador! 

La excursión que te proponemos para el primer día recorre varias playas del sudeste de Koh Phi Phi Don, la isla mayor. La primera parada será Long Beach, una playa preciosa que se encuentra a unos 40 minutos caminando desde Ton Sai. La mejor forma de llegar a Long Beach es por un camino que atraviesa varios resorts y que sale desde la misma playa de Ton Sai.  




Tras un buen baño y un rato de snorkel en Long Beach, la siguiente parada será Loh Moo Dee, una playa de ensueño en la que no encontrarás prácticamente a nadie. Para llegar, sigue unos 25 minutos por el mismo camino por el que llegaste a Long Beach (aquí el camino empieza a ponerse un poco duro, pero vale la pena 100%).




Para comer, te aconsejamos que compres algo en algún supermercado de Ton Sai, ya que en estas playas los pocos chiringuitos que hay suelen ser caros. Nosotros nos llevamos pan de molde y embutido, y nos hicimos unos bocadillos.

Tras un buen rato en Loh Moo Dee, donde podrás ver una infinidad de peces y jugar con los cangrejos ermitaños en la arena, lo ideal es que te dirijas a algún View Point para ver el atardecer sobre las islas. El precio es de 30 baht por persona. 


_

¿Estás buscando un buen seguro de viaje para Tailandia? 


_



Después de ver el increíble atardecer, es hora de darse una buena ducha y descansar un poco en el hotel. 

Tras un poco de descanso, puedes ir a dar un paseo por las calles de Ton Sai, donde encontrarás una gran oferta gastronómica y de ocio. 
 
600x300 Best Price

Lo mejor a esta hora es que también des un vistazo a los precios de los tours de un día organizados alrededor de Phi Phi. Nosotros contratamos uno de 8 horas, con comida y desayuno (no te esperes un manjar), y equipo de snorkel, por 400 baht por persona. La inmensa mayoría de tours hace el mismo recorrido, aunque eso te lo explicaremos más tarde. 

Sigamos con lo de la cena. Los precios de la comida en Koh Phi Phi son un poco más altos que la media en Tailandia. Sin embargo, si buscas un poco puedes encontrar lugares con platos riquísimos por 60 baht.


"Buckets", los cubos de bebida clásicos de Koh Phi Phi

Después de cenar, cientos de personas se dirigen a la playa de Loh Dalum para ver los espectáculos de fuego en la arena, que ofrecen decenas de jóvenes tailandeses delante de las discotecas. Aunque lo más divertido (sí, somos un poco malos, no nos lo tengas en cuenta) es ver a los extranjeros saltar a la comba en llamas. 




Tras ver el divertido espectáculo y bailar algunas canciones, ¡llegó la hora de descansar!

Día 2

Este será el día principal de la visita a Koh Phi Phi. Como comentábamos antes, la noche previa habíamos contratado un tour que recorre todo el archipiélago durante todo el día, para no dejarnos nada importante sin ver. Los precios de estos tours rondan los 500 baht, aunque nosotros finalmente conseguimos el nuestro por 400. A estos 400 baht hay que sumarle 200 más por persona por visitar islas consideradas Parque Nacional (lo tienen bien montado, estos tailandeses). 


Éste es la ruta que seguimos durante nuestra excursión


A las 10 de la mañana nos reunimos en el lugar donde habíamos contratado el tour con el resto de personas. Éramos unos 20, a los que nos metieron en un longtail boat (un poco a lo lata de sardinas), y comenzamos nuestro esperado Tour por las Phi Phi. 


Nuestro longtail boat

La primera parada de la excursión tuvo lugar en Shark Point, un islote que se encuentra delante de Long Beach. Tuvimos unos 20 minutos para hacer snorkel, en los que tuvimos la oportunidad de ver un montón de peces ¡e incluso un banco de sepias! Aunque el islote no hace honor a su nombre, ya que tiburón no vimos ni uno.

Tras volver al barco, tocó un recorrido de una media hora para llegar... al paraíso: Bamboo Island.




Bamboo Island, una pequeña isla con forma redonda, es una de las islas más paradisíacas que podrás encontrar en Tailandia. Selva en el centro y playa de arena blanca alrededor, bañada por unas aguas turquesas que te dejarán con la boca abierta. ¿Qué más se puede pedir? En Bamboo Island hay que pagar los 200 baht en concepto de entrance fee al Parque Nacional. 







Tras una hora en el paraíso, pusimos rumbo a nuestra siguiente isla, Mosquito Island, a la que llegamos en poco más de 10 minutos.

Los bosques de coral de Mosquito Island, junto con la gran cantidad de peces de colores, son de los que quitan el hipo. 




Tras un breve cuarto de hora de snorkel en esta pequeña isla, tuvimos uno de los sustos del viaje. Cómo no, apuramos hasta el último momento buceando, y fuimos los últimos en dirigirnos a la barca. El conductor no se tomó bien que apurásemos tanto y nos gastó una broma, haciendo ver que arrancaba la barca y se iba sin nosotros. En nuestro intento por alcanzar la barca, nuestra GoPro se desprendió del anclaje de la muñeca, yéndose al fondo del mar. Tras unos instantes de pánico, logramos verla a unos 5 metros de profundidad, y con un poco de esfuerzo y mucho oxígeno la pudimos recuperar. 

Con el susto aún en el cuerpo, pusimos rumbo a nuestra siguiente parada, Monkey Beach. Esta playa, situada en la isla principal, es conocida por la manada de monos que alberga. Decenas de turistas se acercan hasta Monkey Beach para, a pesar de estar prohibido, dar de comer a los monos y hacerse fotos con ellos. 




En la media hora que estuvimos en Monkey Beach pudimos ver peleas de monos, monos intentando robar a personas y monos intentando atacar a niños (vamos, el Bronx de los monos). Leti se hizo amiga de un monito que se le subió encima durante un buen rato (¡Y eso que no lo sobornamos con ningún tipo de comida!).



Después de media hora de show de los monos locos, nos dirigimos a Koh Phi Phi Leh, la isla pequeña de Koh Phi Phi, conocida por ser el lugar donde transcurre gran parte de la película "La playa", protagonizada por Leonardo DiCaprio.

Durante el trayecto, el conductor de nuestra barca pareció pronunciar algo como "accident". Al mirar atrás, nos dimos cuenta que nuestro longtail boat se había quedado sin hélice. 

Tras 10 minutos a la deriva, un barco se ofreció a remolcarnos hasta nuestra siguiente parada. 

Los acantilados de la pequeña de las Phi Phi se elevan imponentes desde las profundidades del Mar de Andamán. En uno de ellos se sitúa Viking Cave, la gran cueva que aparece en la imagen y en la que, aunque parezca mentira, vive gente.




Unos metros más adelante, llegó uno de los momentos más espectaculares del día. Nuestra barca se internó por un estrecho acceso entre dos acantilados, para entrar en la inmensa laguna marina de agua verde esmeralda de Ao Pileh. Contra todo pronóstico, el "accident" resultó ser una buena noticia, ya que mientras reparaban nuestra barca, pudimos disfrutar de un baño en uno de los lugares más maravillosos que hayamos visto jamás. 




Tras un baño inolvidable, llegó el momento de dirigirnos a nuestra última parada: Maya Beach, la playa de la película de DiCaprio.

¡Pero antes nos esperaba otra sorpresa...! Cuanto estábamos a punto de llegar, el conductor de nuestro boat señaló a la selva y murmuró algo como: "7 people, 5 minutes walking, Maya Beach". Tras unos segundos para intentar descubrir lo que nos quería decir, vislumbramos en unas rocas una red de unos 4 metros de altura que salía desde el agua y se internaba en la selva, y por la que habían algunas personas trepando. Así que, 7 personas del barco (no nos preguntéis porqué 7 en concreto), podían saltar y hacer una breve travesía hasta llegar a Maya Beach, donde nos esperaría nuestro longtail boat. Nosotros no nos lo pensamos, nos lanzamos al agua y ¡a trepar!


"Eso" es Leti trepando por la red, tapada por la gota más oportuna del mundo

Después de una breve escalada y una corta travesía por la jungla, llegamos a "La playa". 

Quizá fue que ya era tarde y no entraba mucho Sol a Maya Bay, o que ya habíamos visto lugares muy espectaculares, pero resultó que la famosa playa no nos gustó tanto como esperábamos. 




Tuvimos una hora para estar por la playa, en la que pudimos bañarnos, relajarnos y hacer algunas fotos, antes de subir al barco para volver al puerto de Ton Sai. 

Pero, justo a la salida de Maya Bay (y esto sí que fue un puntazo), pudimos contemplar una preciosa puesta de sol, como colofón final a nuestra excursión.


A las 19.30 llegamos al puerto de Ton Sai, así que fuimos a cenar y a tomar una cerveza mientras disfrutábamos de los espectáculos de fuego en la playa.

Tras llenar el estómago, vuelta a la habitación, que al día siguiente nos esperaba un intenso viaje a Koh Lanta, ¡aunque eso te lo explicamos en otro artículo!

A la mañana siguiente, hasta la hora de salida de tu barco, puedes aprovechar para dar un último paseo por Ton Sai. 

Hasta aquí el planning de dos días para Koh Phi Phi, ¡esperamos que disfrutes tanto de estas islas como nosotros hicimos!


Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook, que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)




Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku