viernes, 20 de mayo de 2016

Guía de Kuching (Malasia) para mochileros. Qué ver y qué hacer, cómo llegar, dónde dormir y comer.

| ¡Sé el primero en comentar!

Al sur de la parte malaya de la isla de Borneo, en la provincia de Sarawak, se encuentra la ciudad de Kuching, conocida por ser la capital mundial del gato.

¡Sí, como lo oyes! De hecho, kuching en malayo significa gato, y decenas de motivos repartidos por toda la ciudad dan buena cuenta de ello.




La ciudad de Kuching es, además, una base excelente para visitar algunos de los parques nacionales más importantes de Borneo, donde conviven miles de especies de animales y plantas, muchas de ellas endémicas.


Qué ver y qué hacer en Kuching

A pesar de que si visitas Borneo, probablemente no estés interesado lo más mínimo en conocer ciudades, sino junglas y ríos, merece la pena dedicar un día, o al menos unas horas, a visitar el centro de Kuching.




Estos son los lugares que merecen una visita:

City Council

Situado en pleno corazón de Kuching, este edificio colonial está ahora convertido en un centro social y de arte, con música en vivo por la noche. Justo al lado, está la Oficina de Turismo de Kuching.


Leti dando rienda suelta a su creatividad :)

Waterfront

La ciudad de Kuching se mueve alrededor del río Sarawak, que cuenta con un paseo perfecto para dar una vuelta relajada entre artistas y puestos de comida callejeros.





Mezquita Masjid Sultan

Esta espectacular mezquita, con sus cúpulas doradas, preside la ciudad. Además, cuenta con un cementerio musulmán muy pintoresco.




Museo de Sarawak

Este es el lugar perfecto para conocer un poco más sobre la provincia de Sarawak, su fauna, flora, costumbres ancestrales y estilo de vida. La entrada es gratuita.





Chinatown

Si bien toda ciudad podría pasar por Chinatown,debido a la enorme población de origen chino, en Kuching hay un par de calles chinas muy pintorescas, Carpenter Street y Jalan Padungan. Además, en el centro de la ciudad encontrarás un par de templos chinos donde sentirás como si estuvieses en el gigante asiático, en lugar de en Malasia.




Little India

A pesar del nombre, en esta calle te será muy complicado encontrar algún indio, ya que prácticamente todos los comercios son chinos. ¡De Little India solo tiene el nombre!




Parques Nacionales y Santuario de Orangutanes

Lo sabemos... por muy bonito que sea (o no) el centro de Kuching, lo que realmente estás buscando es información sobre los Parques Nacionales y el Santuario de Orangutanes que están situados alrededor de la ciudad. ¡Pues allá vamos!



Santuario de Orangutanes de Semenggoh (Semenggoh Wildlife Centre)

Este centro se fundó en 1975 con el objetivo de acoger a animales salvajes huérfanos o víctimas del tráfico de animales o la brutal deforestación que vive Borneo. 




Hoy en día, los orangutanes son el símbolo de Semenggoh. Actualmente, viven 27 orangutanes, a los que se les ofrece un pequeño complemento a su dieta en las diferentes plataformas ubicadas en el parque, para que los visitantes puedan observarlos mientras comen. 

_

¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para el Sudeste Asiático? 


La comida se ofrece en dos turnos, el primero a las 9 de la mañana y el segundo a las 3 de la tarde. Para llegar a tiempo, deberás coger el bus K6 en la parada de delante de la mezquita de Masjid Sultan dos horas antes. Es decir, a las 7 de la mañana o a la 1 del mediodía (intenta estar 20 minutos antes, ya que los buses suelen salir a menos veinte, no nos preguntes por qué...). El precio del bus desde el centro de Kuching hasta Semenggoh es de 4 ringgit por trayecto y persona. 




La entrada a Semenggoh es de 10 ringgit por persona, y da acceso durante todo el día al parque (a las dos comidas, si quieres). Desde la entrada hasta las plataformas de alimentación deberás caminar unos 15 minutos. 

Nuestra experiencia en Semenggoh fue increíble, ya que nada más llegar a la sesión matinal, el personal del parque dejó un manojo de plátanos en una de las plataformas, y a los pocos minutos, un par de siluetas rojizas aparecieron entre la densa selva, acercándose poco a poco a la comida. 




Eran un macho y una hembra de orangután, que tras un rato de suspense, bajaron hasta la plataforma, quedando a muy pocos metros de nosotros y ofreciéndonos un espectáculo de la naturaleza maravilloso.

Tras unos minutos, uno de los encargados nos comentó que podíamos ir a otra plataforma que se encontraba a unos 200 metros de ahí, ya que iban a intentar que se acercara algún orangután más. 

Así que eso hicimos, nosotros y las más de 20 personas que nos acompañaban. Llegamos a la otra plataforma, y el encargado empezó a llamar a los orangutanes, señal de que tenían la comida lista. 

Tras unos minutos en el silencio más absoluto, unas ramas empezaron a moverse, y en lo alto de los árboles apareció ¡una mamá orangután con su cría de solo 3 años de edad!

¡Esto sí que era suerte! La madre y la hija empezaron a acercarse a la comida, sin importarles lo más mínimo tener a unos cuantos espectadores pendientes de cada uno de sus movimientos. 

Unas cuantas ramas, y otras tantas cuerdas después, ¡y teníamos delante de nosotros una imagen que no podríamos haber imaginado ni en nuestros mejores sueños!




La madre y la hija estuvieron comiendo y jugando durante un buen rato, mientras a más de uno se nos caía la baba.

Tras más de media hora digna de cualquier documental de National Geographic, las "chicas" decidieron volver a lo alto de los árboles y desaparecer entre la frondosa selva de Semenggoh. 

Entre tanto, un macho de pelaje mucho más oscuro, decidió bajar a la plataforma de una forma muy divertida, para ver si sus dos colegas le habían dejado algo para comer. 

Mientras el macho comía, decidimos ir a la Oficina de Información de Semenggoh, donde pudimos aprender sobre la vida de los orangutanes y los factores que los están acercando a la extinción.

Tras un ratito, vuelta a la entrada, ya que el autobús que nos llevaba al centro salía a las 11 de la mañana. 

Parque Nacional de Bako

Sin duda, un lugar que no puedes perderte. Sin exagerar, el Parque Nacional de Bako forma parte de nuestro ranking de sitios top en el Sudeste Asiático. 




El Parque Nacional de Bako es el más antiguo y uno de los más pequeños de Sarawak, cuyo símbolo son los monos narigudos, una especie de primate endémica de Borneo, de la que solo quedan unos 7.000 ejemplares. 




Llegar al Parque Nacional de Bako desde el centro de Kuching es muy sencillo. Simplemente tienes que coger el bus número 1 (de color rojo, de la empresa Biaramas) en la estación nº1, llamada Petra Jaya, a 2 minutos de la Mezquita Masjid Sultan, por 3,5 ringgit por trayecto y persona. 

El bus tardará unos 40 minutos en llegar a Bako Bazaar, el puerto desde donde deberás coger un pequeño barco que te lleve hasta el Parque. 

Una vez llegues al puerto, tendrás que registrarte, pagar la entrada al Parque (20 ringgit por persona) y pagar la barca (20 ringgit por persona y trayecto). 

Tras un rato esperando a que llegue la cantidad de personas necesarias para llenar la barca (unas 15 personas), te harán bajar al muelle y comenzará la travesía. 




En poco más de 20 minutos de navegación por el río Bako y por mar abierto, tendrás enfrente el Parque Nacional de Bako.

Dependiendo de si la marea está alta o baja, la barca te dejará en un muelle o en la playa (a nosotros nos tocó esto último), así que prepárate para mojarte los pies. 

Nada más llegar, te darás cuenta de que has llegado a un lugar especial. Los acantilados que envuelven el Parque ya impresionan desde la barca, antes ni siquiera de baja a tierra firme. 




Una vez llegas al Parque, te tocará pasar por la oficina, donde te darán un mapa con los trekkings y deberás seleccionar cuáles vas a hacer. 

¡Ah, se nos olvidaba! Es posible hacer noche en el Parque Nacional, y no solo eso, ¡sino que además es muuuy recomendable! Además de amortizar más el dinero de la entrada y de la barca, pasando la noche en Bako podrás disfrutar el Parque con mayor tranquilidad, además de descubrir un montón de animales que no podrás ver durante una visita de unas horas. 




Existen diferentes opciones de alojamiento para pasar la noche, todas ellas muy básicas. Nosotros cogimos un Lodge Type 6, que nos costó 50 ringgit una noche, y la verdad que nos sorprendió para bien (mucho mejor de lo que pintaban las opiniones que habíamos leído en Internet). Para reservar, puedes hacerlo desde esta página web.

Ten en cuenta que estás durmiendo en un Parque Nacional, así que es lógico y probable que se cuele algún "visitante" en la habitación, aunque nada que no se pueda solucionar con un poco de matamosquitos. Lo más grande que entrará será alguna lagartija, y mejor que la trates bien, porque será tu mejor aliada contra los insectos. 

Pero bueno, a lo que íbamos, que una vez llegues al Parque, te darán un mapa con los trekkings, la mayoría de los cuáles son bastante sencillos de hacer. 

Nosotros durante nuestro dos días, hicimos los trekkings Telok Delima, Telok Paku, Ulu Assam, Lintang y Tanjung Sapi.  




Aunque a priori pueda parecer que puedes hacer muchos trekkings en un día, mejor tómatelo con calma, ya que el calor y la humedad extremos que encontrarás en Bako multiplicarán tu sensación de cansancio. 

Durante nuestros dos días en el Parque, tuvimos muchíiisima suerte, ya que vimos todos los animales que se podían ver. 

Y si no te gusta demasiado caminar, ¡tenemos una buena noticia para ti! A pesar de hacer varios trekkings por la jungla, la mayoría de animales los encontramos en el campamento, desde monos Proboscis (narigudos) hasta las temidas y bonitas pit vipers, pasando por macacos, langures y cerdos barbudos de Borneo. 














¡Solo una advertencia! Ten mucho cuidado con los macacos en el campamento, son extremadamente agresivos. En cuanto nos vieron con unos fideos instantáneos en la mano, se nos echaron encima y los tuvimos que tirar al suelo (a los fideos, no a los macacos ;) ), mientras veíamos cómo los cab**nes se comían nuestro almuerzo...

Sin duda, la experiencia que vivimos en el Parque Nacional de Bako no la cambiamos por nada, y lo mejor es que puedes vivirla con un presupuesto ajustado. Viéndolo una vez pasado, si nos dijesen de vivir una experiencia así, teniendo que pagar 10 veces más de lo que pagamos, no dudaríamos ni un segundo. ¡Sí, sí y sí!


Parque Nacional de Kubah

Unos 20km al oeste de Kuching se encuentra el Parque Nacional de Kubah, otra pequeña reserva natural perfecta para visitar si estás unos días por la provincia de Sarawak. Para llegar desde el centro de Kuching, simplemente tienes que coger el autobús K21 en la parada de delante de la mezquita Masjid Sultan.




Tras una hora, el bus te dejará en la entrada del Parque Nacional de Kubah. El precio de la entrada de 20 ringgit por persona. Nos pareció un precio excesivo, ya que cuesta igual que el Parque Nacional de Bako y el doble que Semenggoh, siendo estos lugares bastante más espectaculares. Pero si te sobra tiempo por Kuching, no es una mala opción. Hay diversos trekkings por el Parque, de diferentes niveles de dificultad. Nosotros hicimos una combinación de tres recorridos, que hicimos en unas 2 horas, durante las que tuvimos la oportunidad de atravesar, en la más absoluta soledad, una selva densa como ninguna otra, rodeados por una gran número de especies de palmeras, lianas e incluso ¡plantas carnívoras!






Durante el trekking pasamos por un viewpoint que nos ofreció una de las mejores panorámicas que se pueden tener de la zona natural que rodea la ciudad de Kuching. 




Cuando llegues al parque, recuerda preguntar al conductor del autobús a qué hora son los buses de vuelta, ya que los horarios cambian cada dos por tres. 

Dentro de Kubah está el Matang Wildlife Centre, otro parque donde podrás ver orangutanes, aunque nosotros no fuimos ya que el tiempo era bastante malo. 

Parque Nacional de Santumbong

Justo al norte de Kuching, entre Kubah y Bako se encuentra Santumbong, otro parque nacional donde no tivuimos tiempo de ir, aunque se ve que es bastante complicado llegar con transporte público. 

Dónde dormir en Kuching

En Kuching encontrarás bastante alojamiento a un precio razonable. Sin embargo, no esperes grandes lujos, ya que la mayoría de habitaciones en las guesthouses son diminutas. 

Las primeras noches, nosotros nos alojamos en la guesthouse Jewels of Borneo. 50 ringgit por noche en habitación doble (hiperpequeña), con aire acondicionado y baño privado. Tras pasar la noche en Bako, nos quedaba una noche en Kuching, y decidimos cambiar a Quiiikcat Guesthouse. Todo igual que la anterior guesthouse, pero la habitación más grande y desayuno incluido. Nos quedamos con esta última. Lo bueno de estas guesthouses es que están en pleno centro, a 5 minutos de la estación de buses. 

600x350 Best Price

En Jalan Padungan también encontrarás una gran cantidad de habitaciones dobles desde 40 ringgit, aunque esta zona está un poco alejada del centro y de la estación de autobuses.

Dónde comer en Kuching

Kuching pertenece a Malasia, nuestro país preferido del Sudeste Asiático en cuanto a comida se refiere. ¡Así que si eres de buen estómago, prepárate para disfrutar!

En la ciudad encontrarás lugares con platos bueníiisimos a precios increíbles (¡no se nos ha atascado la "i" del teclado!). 

Desde los típicos platos malayos, Nasi Goreng y compañía, desde 4 ringgit, hasta platos riquísimos de comida china desde 3 ringgit. 


Laksa, el plato típico de Kuching

Si prefieres la comida malaya, te recomendamos el restaurante Warong Nusantara, que cuenta con un montón de platos locales a unos precios bajísimos (te recomendamos el Murtabak Ayam). Está justo delante del Hotel Pullman. 

En cambio, si prefieres la comida china, pásate por Jalan Padungan, donde encontrarás un montón de foodcourts de comida china a precios de risa. El plato típico de esta calle es el pato laqueado con noodles. En esta calle te recomendamos el restaurante Hong Kong Noodle House (y sus Roasted Duck Noodles), ¡donde también podrás probar un plato de medusa!




Además de estos lugares perfectos para un presupuesto mochilero, si te apetece rascarte un poco el bolsillo puedes ir a TopSpot, un foodcourt gigantesco con un montón de puestos de pescado a un precio bastante bueno (aunque caro si vas con el presupuesto justo).




No te puedes ir de Kuching sin probar su plato típico, la Laksa, una sopa de noodles con verdura y pollo riquísima. 

¡Y hasta aquí nuestra guía para mochileros de Kuching! ¡Si estás buscando una base para visitar los Parques Nacionales del sur de Sarawak, Kuching es tu lugar!


Si te ha gustado el artículo puedes compartirlo o dar Me Gusta en nuestra página de Facebook, que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)





4.50/5 – 19 
Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku