miércoles, 8 de junio de 2016

Guía de Miri (Malasia) para mochileros. Qué ver y hacer, cómo llegar, dónde dormir y comer

| ¡Sé el primero en comentar!

Miri es una de esas ciudades que la mayoría de viajeros que están por Borneo pasa por alto.

Lugar de nacimiento de la potente industria petrolera de Malasia, y situada en el centro del Borneo malayo, a medio camino entre Kota Kinabalu y Kuching, y a pocos kilómetros del pequeño país de Brunei, Miri ofrece mucho más de lo que en un principio puede parecer.




La intención de la mayoría de turistas que se acercan a Miri no es otra que la de visitar el Parque Nacional de Gunung Mulu, al que se llega en avión, desconociendo que cerca de la ciudad se esconden otros lugares quizá más espectaculares. 




Tras planear una estancia en Miri de no más de dos días, finalmente acabámos quedándonos cuatro, ya que el ambiente relajado y tranquilo de la ciudad nos encantó, la guesthouse donde nos alojamos nos hizo sentir como en casa y, además, veníamos destrozados del viaje desde Kuching, que entre el reventón de un neumático del autocar y el posterior bloqueo de la carretera durante 10 horas por un camión atravesado, nos acabó llevando prácticamente 24 horas en total. ¡Así que llegamos a Miri con ganas de estar unos días lejos de cualquier tipo de transporte!



Cómo llegar a Miri

Las opciones más frecuentes para llegar a Miri son las siguientes:

1) Bus desde Kuching. Esta fue nuestra opción, ya que Miri es una parada perfecta a medio camino entre las dos principales ciudades del Borneo malayo, Kuching y Kota Kinabalu. El precio desde Kuching es de 80 ringgit, aunque por Internet puedes encontrarlo por 60. El trayecto, teóricamente, dura unas 16 horas, así que decidimos coger el nocturno, que sale de Kuching a las 17.30h. Sin embargo, una cadena de infortunios alargó nuestro viaje hasta las 24 horas, convirtiéndose en un infierno total. 



_

¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para el Sudeste Asiático? 


2) Bus desde Brunei. A unos 100km de Miri se sitúa Bandar Seri Begawan, la capital del Sultanato de Brunei, desde donde parten buses a Miri por 17BND

3) Avión al Aeropuerto de Miri. Otra de las opciones es llegar directamente al aeropuerto, que conecta con un montón de ciudades malayas e incluso con el Aeropuerto de Singapur. 

Qué ver y qué hacer en Miri

A pesar de que el centro de la ciudad no es nada espectacular, bien vale la pena dedicar un par de horas a ver los lugares más interesantes, que son los siguientes:

Mezquita de Masjid Al-Taqwa

Una mezquita blanca con la cúpula dorada, que recuerda a la Gran Mezquita de Brunei.




Grand Old Lady y Museo del Petróleo

Este lugar, situado en lo alto de una colina, fue el punto de partida de la industria petrolera malaya. Hoy, una réplica de un pozo de petróleo y un museo (gratuito) dan buena fe de ello. 





Central Market

El mercado principal de Miri, que cuenta con unos puestos tradicionales de carne, pescado y verdura, además de algunos restaurantes donde encontrarás platos muuuy baratos.




Mercado de hortalizas y fruta

Un bonito y pequeño mercado donde decenas de hortelanos llevan sus frutas y verduras. Un buen lugar para comprar fruta buenísima y muy económica.




Templo de Tua Pek Kong

El principal templo chino de la ciudad, cuya comunidad representa a un porcentaje muy alto de la población de Miri.




Parques Nacionales alrededor de Miri

Gunung Mulu

Uno de los Parques Nacionales más visitados de la provincia de Sarawak, cuya postal más conocida es la de The Pinnacles. El Parque cuenta con distintas rutas para hacer algunos trekkings a lo largo de la jungla borneana. 

Desde Miri, se necesita tomar un vuelo corto para llegar. Nosotros, aunque nos hubiese encantado, desistimos de ir, ya que el precio total es bastante alto, demasiado para nuestro presupuesto mochilero. 

Niah Caves

Este lugar es la cuna del hombre en el Sudeste Asiático, ya que es aquí donde se han encontrado los restos óseos más antiguos del continente. 

El Parque cuenta con unas cuevas espectaculares, imposibles de definir con palabras ni fotos. 




Además, durante el recorrido por el interior de la cueva, de unos 2km, podrás disfrutar de la experiencia de tener murciélagos colgando a menos de un metro de ti, cruzarte con grandes serpientes negras y chocarte con insectos de un tamaño considerable, todo ello envuelto por kilos de excrementos de golondrinas y muerciélago acumulados, y su consecuente olor. ¡Es bastante más divertido de lo que parece! :)




El trayecto finaliza en la Painting Cave, una cueva que cuenta con pinturas rupestres de más de 40.000 años de antigüedad en sus paredes. 




La vuelta se realiza por el mismo camino, así que en caso de que la ida por la cueva sea sido un poco traumática, reza un par de Ave Marías antes de volver a entrar para volver.

En nuestro trayecto de vuelta tuvimos la suerte de encontrarnos en mitad el camino de madera que atraviesa la cueva una enorme serpiente negra, únicamente iluminada por la débil linterna de nuestro móvil. Del susto volvimos rápidamente hacia atrás, intentando no caernos debido al suelo resbaladizo, aunque pronto nuestro mapa mental se encargó de recordarnos que esa era la única vía de salida de la cueva, así que teníamos que pasar por encima de la serpiente quisiésemos o no. 




Suponemos que la serpiente se asustó más que nosotros, porque cuando volvimos a pasar, ya no había ni rastro de ella. Así que, no sabemos porqué, si la ida la hicimos en unos 45 minutos, la vuelta se nos pasó como en 5 minutos, y cuando salimos de la cueva lo celebramos como si hubiésemos ganado la Champions.




A 1 kilómetro de la cueva se encuentra el poblado de Rumah Chang, donde vive una comunidad de iban, una de las tribus tradicionales de la zona. En el poblado podrás visitar una tradicional longhouse, la construcción alargada típica de Borneo. 




Sin embargo, no esperes indígenas vestidos con taparrabos y recibiéndote con cánticos tribales, sino personas normales moviéndose en sus todoterrenos y niños yendo al bonito colegio del poblado.




Para llegar al Parque Nacional de Niah Caves desde Miri, deberás tomar un autobús de de larga distancia que se dirija a Bintulu, y decir al conductor que quieres bajar en Niah Junction, a unas 2 horas de Miri. Ahí debes tomar un taxi (nosotros hicimos nuestro primer autostop, y nos paró el primer coche), hasta la entrada al Parque, que en taxi es de unos 10 ringgit por persona y trayecto.

Otra opción es ir en taxi hasta el pueblo de Batu Niah, y desde ahí ir caminando bordeando el río durante unos 3km hasta la entrada al Parque.





La entrada al Parque cuesta 20 ringgit por persona, a los que debes añadir 1 ringgit por tomar una barca que te cruce el río para comenzar el trekking. 

Lambir Hills

El Parque Nacional más cercano a Miri, situado a solo 35km del centro. El Parque cuenta con un conjunto de ríos y cascadas, ideales para darse un buen baño. Nosotros no fuimos.

Dónde dormir en Miri

A pesar de ser una ciudad pequeña, Miri cuenta con un montón de alojamientos para todos los gustos. Desde grandes hoteles como el Pullman, hasta humildes guesthouses

Como nos gusta el trato personal y los lugares acogedores, descartamos los grandes y lujosos hoteles directamente ;) y nos alojamos en Next Room, una guesthouse muy recomendable situada en pleno centro de la ciudad.




Como en el resto de ciudades del Borneo malayo, los precios de los alojamientos están por encima de los otros lugares de Malasia, así que nos dimos con un canto en los dientes cuando encontramos Next Room Guesthouse, con habitaciones dobles con aire acondicionado y desayuno por 55 ringgit. 

La mejor zona para alojarse y donde encontrarás más guesthouses, hostales y un ambiente más animado es North Yu Seng Road.


Dónde comer en Miri

Miri es una ciudad costera, por lo que podrás encontrar restaurantes de seafood en cada esquina. Nosotros, en Sarawak nos hicimos muy fans de los noodles con pato laqueado, que puedes encontrar en multitud de foodcourts chinos por solo 5 ringgit.




Otro de los placeres que nos dimos en la ciudad fue el teh, una especie de té negro con leche condensada (diferente al teh tarik) que está espectacularmente rico. 




Los precios en Miri

A pesar de no ser un lugar especialmente turístico, los precios en Miri son un poco más altos que en el resto de Malasia. Sin embargo, ¡si buscas bien podrás encontrar alojamientos por 50 ringgit y platos por 5!

Así que, aunque Miri no sea el lugar más espectacular de Malasia, bien merece una visita, ¡ya que te encontrarás muy a gusto! 




Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook, que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)




Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku