miércoles, 27 de julio de 2016

Guía de Luang Prabang (Laos) para mochileros. Qué ver, cómo llegar, dónde dormir y comer.

| ¡Sé el primero en comentar!

Tras visitar decenas de grandes ciudades en el Sudeste Asiático, podemos decir que Luang Prabang es una de las más bonitas que hemos pisado jamás.

Luang Prabang es la mezcla perfecta de la arquitectura colonial francesa y el estilo tradicional laosiano.




Pasear por sus calles, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es todo un placer para los sentidos.



Luang Prabang es una ciudad para disfrutar con tranquilidad, y callejear su centro histórico en busca de esos rincones secretos que aún permanecen a salvo de los cientos de turistas que visitan la ciudad, un plan perfecto




Dar un paseo en paralelo al imponente río Mekong cuando cae el Sol, mientras decenas de barquitas típicas lo navegan arriba y abajo es, sin duda, una de las experiencias más auténticas que ofrece Luang Prabang.




La esencia colonial está aún muy presente en la ciudad, gracias a los cientos de edificios antiguos que aún hoy perduran en perfecto estado.




Además, las decenas de trekkings, cascadas y cuevas que se encuentran en los alrededores de la ciudad ofrecen entretenimiento para varios días. 

Qué ver en Luang Prabang

Luang Prabang es la ciudad más bonita del norte de Laos, de eso no hay ninguna duda. Por ello, dedicar un día completo a visitar su centro histórico es un plan perfecto. 

Estos son los lugares del centro que no te puedes perder:


Sisavangvong Road

Es la calle principal del centro histórico, vestida completamente con edificios coloniales preciosos que te harán sentir en la Europa de hace más de medio siglo.




Además, cada noche se coloca en esta calle un gran Night Market lleno de puestos de ropa y artesanía tradicional laosiana. 




Royal Palace

Este edificio fue la residencia oficial del Rey de Luang Prabang hasta el año 1975, cuando la monarquía fue derrocada por los comunistas. Hoy en día, sirve como Museo Nacional, y alberga una inmensa colección de artículos históricos. La entrada cuesta 30.000 kips.




Riverside

Dar un paseo al atardecer por la calle que bordea el río Mekong es, simplemente, espectacular. Ver las siluetas de las barcas y el contorno de las imponentes montañas con el cielo teñido de naranja es una de las imágenes más bonitas que ofrece Laos.




Phou Si Mountain

En pleno centro se encuentra una enorme colina que alberga un templo en su cima, desde el cuál se divisa toda la ciudad y el recorrido que el Mekong dibuja a su paso. Es un buen lugar para ver el sunset. El ticket para subir cuesta 20.000 kips.




_

¿Estás buscando un buen seguro de viaje para el Sudeste Asiático? 





_

Templos

La avenida principal pasa por varios templos muy bonitos, aunque la mayoría de ellos son de pago. Sí, welcome to Laos, donde por todo se paga. Sin embargo, desde la misma avenida se ven perfectamente, sin necesidad de pagar. Los principales son Wat Sene y de Wat Xieng Thong




UXO's Visitor's Center

¿Sabías que en Laos aún quedan 80 millones de bombas y minas bajo tierra, que no explotaron durante la Guerra de Vietnam? ¿Y que cada año siguen muriendo y quedando heridas cientos de personas a causa de sus explosiones? En el UXO's Visitor's Center podrás hacerte una idea del problema que Laos sigue teniendo en este sentido. 




Zona de fabricación de tejidos tradicionales

Un par de kilómetros al norte, se concentran diversos centros de fabricación artesana de tejidos tradicionales laosianos, una visita muy interesante. Si por algo son conocidos los laosianos, es por su increíble capacidad de tejer, y con una visita a este lugar te podrás hacer una idea de lo que cuesta producir cada una de las piezas. 




Ban Chan Pottery Village

Al otro lado del Mekong se encuentra una zona de producción de artículos de cerámica, a la que nosotros no tuvimos tiempo de ir. Si te animas y te acercas, ¡puedes dejar un comentario aquí abajo con tu experiencia para ayudar a futuros viajeros! :)

Puentes

El centro histórico cuenta con dos puentes muy auténticos para salir a las zonas exteriores, que atraviesan el río Khan. Son el Old Bridge, un puente de metal que solía usarse en la Guerra de Vietnam, y el Bamboo Bridge, un pequeño puente de bambú por el que cruzar cuesta 5.000 kips.





Morning Market

Cada mañana, en las pequeñas callejuelas del centro de Luang Prabang, se monta un mercado donde encontrarás todo tipo de productos típicos de la región.




Alms Giving

Cada mañana tiene lugar una de las tradiciones más ancestrales que se celebran en la ciudad. Al amanecer, cientos de monjes budistas salen de sus templos y recorren las calles, donde cientos de personas les esperan con ofrendas. El Alms Giving tiene lugar cada mañana, aproximadamente desde las 5.30h hasta las 6h. Un buen sitio para verlo es fuera de cualquier templo de la calle principal.




Utopia Bar

Sabemos que has leído maravillas de este lugar... pero a nosotros no nos pareció para tanto. Nos asomamos a ver qué tal y, como no nos convenció, nos fuimos al Lao Lao Beer Garden, a pocos metros de ahí, más barato y, a nuestro gusto, mucho más bonito. 

En pleno centro de Luang Prabang hay una Oficina de Atención al Turista en la que, como en las del resto de Laos, turistas, muchos, pero atención, poca. Prácticamente nadie habla inglés, así que te tendrás que conformar con un mapa de la ciudad, y apañártelas por ti mismo.

Pero además del centro, los alrededores Luang Prabang ofrecen mucho más. 

Las excursiones más populares son dos: Kuang Si Waterfall y Pak Ou Cave.

Para llegar hasta estos lugares es necesario alquilar una moto, pero como el precio del alquiler de una moto nos pareció totalmente fuera de lugar (120.000 kips al día, casi 13€), fuimos en minivan. Tras 5 meses ¡fue nuestra primera excursión de un día organizada en minivan! 

Como ir a los dos lugares en minivan era carísimo, decidimos que solo iríamos a uno. Tras hablar con algunas personas que habían ido a ambos lugares, nos decidimos por visitar Kuang Si Waterfall. ¡Y qué acertados estuvimos!

Tras pagar 30.000 kips por persona por ida y vuelta en minivan, llegamos a la cascada, que nos pareció un lugar totalmente espectacular. 

¡Agua por aquí, agua por allá! ¡Pero qué borrachera de agua!




Justo antes de llegar a la cascada, en el mismo recinto hay un refugio donde viven algunos osos rescatados de redes de tráfico de animales, a la espera de ser liberados. 




Pero el plato fuerte es lo que viene después. Nada más salir del refugio para osos, la primera piscina de agua azul turquesa empieza a divisarse entre la frondosa jungla. 









Tras ella, otra, y otra, y otra más. Una decena de increíbles piscinas naturales en las que te podrás dar uno de los chapuzones más espectaculares (y frescos) de tu vida. 




Al final del camino que une las diversas piscinas se encuentra la señora Kuang Si Waterfall: un precipicio de más de 50 metros de altura por el que el agua cae de la forma más bonita que hayamos visto nunca. 




Desde abajo, la vista es increíble. Mientras mirábamos totalmente alucinados esa señora cascada, la mente nos recordaba lo perfecta que puede llegar a ser la naturaleza.

Pero ahí no se queda la cosa, ya que en paralelo al enorme salto de agua se encuentra un camino por el que se puede subir hasta la cima. 

Desde arriba, el vértigo te recorre el estómago de arriba a abajo. Has leído cientos de historias fatales de personas que se han asomado demasiado a precipicios, pero poder ver Kuang Si Waterfall desde arriba es algo que sientes que tienes que hacer. Por suerte, una valla separa tu destino de lo peor.

Tras unos minutos en la cima, volvimos a bajar por el otro lado de la cascada, un camino aún más espectacular que el de subida. 




Tan emocionados estábamos con las cascadas que llegamos 5 minutos tarde al punto de encuentro con nuestra minivan, para la vuelta. Y, efectivamente, fuimos a dar con el laosiano más puntual del mundo, ya que cuando llegamos se había ido con todos los otros turistas. 

Así que, con el mosqueo encima fuimos a buscar un tuktuk, que nos llevó por 15.000 kips cada uno. 

A la cueva de Pak Ou no fuimos, ya que desde Niah Caves, en Borneo, preferimos mantener una relación a distancia con las cuevas.

Cómo llegar a Luang Prabang

Al ser una ciudad principal, las formas para llegar a Luang Prabang son muchas. Las más populares son:

1) Avión al Aeropuerto de Luang Prabang. Este aeropuerto cuenta con conexiones con la capital, Vientiane, y con otras pequeñas ciudades de Laos, además de con algunas ciudades extranjeras como Bangkok, Chiang Mai, Siem Reap o Hanoi. El aeropuerto se encuentra a 4km del centro de la ciudad.

2) Autobús o minivan. Normalmente, los buses y las minivan llegan desde Vientiane, Vang Vieng y desde ciudades más al norte como Houyxay o Luang Namtha. También dispone de conexión por carretera con Chiang Mai, Bangkok y Siem Reap. 

Sorprendentemente, en Laos es más barato viajar en minivan que en autobús local, ya que éste te suele dejar en las estaciones de bus a las afueras de la ciudad, donde tendrás que tomar un tuktuk hasta el centro. 

Dónde dormir en Luang Prabang

Sencillamente, no debes preocuparte por esto. Prácticamente, todos los edificios del centro son guesthouses. Hay cientos de ellas, para todos los gustos y de todos los precios. Desde 60.000 kips en la calle que bordea el río Mekong, hasta el infinito y más allá. Nosotros nos alojamos en una callejuela que corta la avenida principal, en Culture Guesthouse




Por 70.000 kips conseguimos una habitación doble grande con ventilador, baño privado y WiFi (malo, como en todo el país). Además disponía de té, café y plátanos gratuitos durante todo el día. Un tesoro para un mochilero.

Dónde comer en Luang Prabang


El centro de Luang Prabang está cargado de turistas, con los consiguientes precios inflados en la mayoría de restaurantes. Lo mejor es alejarte un poco de la zona turística y ver dónde comen los locales. Nosotros encontramos Bamboo Restaurant, un restaurante 100% recomendable (de hecho, es el que más nos ha gustado de Laos). Por 15.000 kips tienes platos increíbles. Si vas, no dejes de probar el Three Kings Mushroom with Chicken & Rice (o algo así), un plato de arroz con pollo y setas riquísimo.




Para cenar, en el Night Market hay un par de buffets vegetarianos donde te puedes llenar el plato por 15.000 kips. Fuimos la primera noche y no volvimos, ya que algunas cosas tenían un sabor sospechosamente rancio. Cada bocado era como jugar a la ruleta rusa. 




Para que te hagas una idea, con el hambre mochilera que llevábamos después de pasar el día viajando, nos dejamos comida en el plato. Y eso es algo que pasa muy, muy pocas veces. 


Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook, que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)






4.80/5 – 33 



Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku