sábado, 5 de noviembre de 2016

Viajarina, la droga de los viajeros

| ¡Sé el primero en comentar!


Hoy en día, raro es el mes en que los telediarios no abran con noticias sobre la existencia de una nueva droga que está haciendo estragos entre los jóvenes a nivel mundial. 

"Drogas de diseño" las llaman ahora, ¿verdad? En definitiva, sustancias altamente adictivas que alteran el "yo" de las personas que las toman, llevándolas a experimentar un estado de distorsión de su propia realidad. 




Algo así es lo que sucede con la viajarina, la droga de los viajeros. Una "droga" que, como las que aparecen en los telediarios, altera la percepción del "yo" de quien la toma y pone en jaque sus propias realidades. 




A diferencia del resto de drogas, la viajarina no es perjudicial para la salud. Más bien al contrario, la viajarina alarga la vida. 

Eso sí, es peligrosamente adictiva. Y es que, una vez la tomas, tu cuerpo necesitará consumir viajarina constantemente. 



Como sucede con el resto de drogas, las personas bajo los efectos de la viajarina suelen experimentar varias fases. 

La primera de ellas es la ingestión, que se produce en el momento en que el sujeto emprende un viaje, sale de su zona de confort y comienza un desafío a lo desconocido. 




En esta fase, la persona rompe los moldes en los que está encajado su "yo" habitual y comienza a conocerse a sí mismo en un entorno insólito. Nuevos lugares que descubrir, nuevas personas que conocer y nuevas situaciones que enfrentar se convierten en la rutina habitual. Todos estos estímulos llevan al individuo a experimentar todo tipo de sensaciones, que van desde la excitación hasta el miedo. 




Tras la fase de ingestión, el sujeto pasa al segundo nivel, la digestión. 

En esta etapa, el individuo comienza a empaparse de las diferentes culturas, paisajes y normas, y de las distintas maneras de pensar y de hacer las cosas. 




Poco a poco, el sujeto va conociendo mejor los mecanismos que funcionan en los nuevos entornos donde se mueve.

Es en esta fase donde comienza la verdadera transformación de la persona. Los millones de estímulos que recibe cada día se transforman en un aprendizaje continuo, y no hacen sino cultivar su mente, alegrar su espíritu y enriquecer su vida. 




Tras esta fase, el individuo pasa a la tercera etapa, la de absorción. En esta nueva fase tiene lugar la "expansión" del individuo a todos los niveles. 

_

¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para el Sudeste Asiático? 



La mente del individuo se abre de par en par para interiorizar todo el aprendizaje que ha ido recibiendo durante el viaje. Es una etapa de crecimiento personal, en la que el sujeto adopta conocimientos, ideas y maneras de hacer las cosas totalmente nuevas, y las incorpora a su vida. 




Finalmente, tras la fase de absorción, llega la cuarta y última etapa, la eliminación. 

Durante las tres primeras fases, en las que ha descubierto un mundo nuevo, ha aprendido y ha incorporado nuevas ideas a su vida, el individuo también ha tenido la oportunidad de pensar qué cosas deberían mejorar o incluso desaparecer de su vida. 



En esta última fase, el individuo sufre una distorsión de su propia realidad, y se pregunta el porqué de algunas cosas que tenía en su vida. 

¿Por qué hacía esas cosas? ¿Por qué pensaba así? ¿Por qué me relacionaba con ese tipo de personas?  

El individuo desecha antiguas ideas y costumbres, y las sustituye por las que ha aprendido durante el viaje. 





En esta etapa finaliza la transformación que la viajarina provoca en todo viajero. Se conforma el nuevo "yo" del individuo, moldeado por los miles de estímulos que ha recibido y las cientos de experiencias que ha tenido la oportunidad de vivir.




Una vez finaliza el proceso, el individuo, convertido ya en viajero, comienza a sentir el síndrome de abstinencia provocado por la viajarina, que le empuja a preparar continuamente nuevas aventuras.




Y es que viajar es aprender de nosotros mismos y de nuestro alrededor. Viajar es descubrir el maravilloso planeta en el que vivimos. Viajar es conocer diferentes culturas y maneras de pensar. Viajar es disfrutar momentos absolutamente inolvidables. Viajar es prepararse para superar mejor las adversidades. Viajar es alegrar el espíritu. Viajar es cultivar el alma. Viajar es sentirse libre. Viajar es vivir. 

Y que, en el momento en que un viaje finaliza, te das cuenta de que viajar es la mejor inversión que puedes hacer en esta vida, y la viajarina la mejor droga que puedes tomar.



Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook o compartirlo con los botones que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)


Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku