domingo, 19 de febrero de 2017

Viajar al Sudeste Asiático: ¿Qué país elijo?

| ¡Sé el primero en comentar!

En los últimos años, el Sudeste Asiático se ha convertido en un destino muy popular entre los viajeros de todo el mundo. Las imágenes de playas de arenas blancas, aguas de color azul turquesa y palmeras repletas de cocos tientan cada año a millones de turistas, que no dudan en echarse la mochila al hombro para disfrutar de una gran experiencia mochilera. 

Sin embargo, una vez decidido el plan, a la mayoría se le presenta un gran dilema: "¿Qué país elijo?"




Y es que el Sudeste Asiático está formado por diez países, cada uno de ellos muy distinto a los demás. Cada uno con sus atractivos, sus paisajes y sus tradiciones, con sus transportes más o menos rudimentarios, con sus estereotipos y con sus realidades. Pero por encima de todo, con un carácter y una esencia únicos.



A menudo recibimos mensajes de viajeros que están planeando ir visitar el Sudeste Asiático, preguntando sobre qué país les recomendamos visitar.  




Sencillamente, no podemos responder a esa pregunta. Todos y cada uno de los países que conforman el Sudeste Asiático tienen unas cosas buenas y otras que se podrían mejorar, las cuales variarán dependiendo de la persona que los visite. Lo único que podemos recomendarte sin miedo a equivocarnos es que si buscas playas no vayas a Laos, que si quieres visitar grandes volcanes pases de largo Tailandia y que si quieres pisar un desierto no te dirijas a Malasia.




Es cierto que, según lo que busques, unos países encajarán más en tus planes que otros. Por ello, aquí te dejamos algunos de los atractivos más importantes que puedes encontrar en cada país del Sudeste Asiático.




Evidentemente, es imposible reunir todos los atractivos que un país puede ofrecer en un artículo, así que estos son solo los más generales.  


Tailandia





Pensar en el Sudeste Asiático es pensar en Tailandia. Y es que el antiguo Reino de Siam es el país escogido por la inmensa mayoría de viajeros que deciden pasar sus primeras vacaciones en esta zona del planeta. 




El cóctel que ofrece Tailandia es perfecto para viajeros primerizos en el Sudeste Asiático, gracias a su extensísima red de alojamiento, restauración y transportes, que convierten al país en un paraíso para el visitante.

Tailandia es tu lugar si buscas:

Playas 

Las playas juegan un papel importantísimo en el itinerario de la mayoría de viajeros que visitan Tailandia. El Sur de Tailandia se encuentra completamente bañado por el Mar de Andamán, al oeste, y las aguas del Golfo de Tailandia, al este. 




Sus aguas albergan cientos de pequeñas islas paradisíacas, protagonizadas por preciosas playas de arenas blancas y aguas de color azul turquesa. 

Koh Tao, Koh Samui, Koh Phangan, Koh Phi Phi, Krabi y Phuket son los principales destinos de sol, playa y en algunos casos, fiesta, del sur de Tailandia. Si quieres vivir una experiencia más auténtica y tranquila te recomendamos visitar islas igual o más bonitas pero menos concurridas, como Koh Chang, Koh Kood o Koh Phayam.




Junglas

El centro y el norte de Tailandia cuentan con algunas de las selvas más frondosas del Sudeste Asiático. Parques Nacionales como los de Khao Yai o Kaeng Krachan son lugares perfectos para vivir una gran experiencia explorando la densa jungla en busca de fauna y vegetación, gracias a alguno de los muchos trekkings que se ofrecen. 




Templos

Tailandia es hogar de miles de templos budistas, sin duda uno de los principales atractivos del país. Miles de viajeros se acercan hasta ellos, atraídos por la mezcla de exotismo, creencias y sensaciones que despierta el budismo.




Sin duda, este apartado está reservado para la ciudad de Chiang Mai, situada al norte del país y conocida por ser una de las ciudades con más templos del mundo.  

Gastronomía

En los últimos años, la cocina tailandesa se ha consolidado como una de las más populares del mundo. El exotismo que desprende cada uno de sus platos se ha convertido en un gran atractivo para los visitantes, que llegan a Tailandia con ganas de saciar su lado más sibarita. Pad thai, arroz frito y tom yam son algunos de los platos que debes probar en cuanto pises tierras tailandesas. 

¡Si quieres saber más sobre qué se come en Tailandia, haz click aquí!




Mercados

Tailandia es el país de los mercados. Los hay de día, de noche, flotantes, de street food, de amuletos, de flores, ..., mercados de todo tipo tienen lugar en Tailandia. Bangkok es el referente nacional al respecto, albergando cientos de mercados, que se celebran en el lugar y momento más insospechados. 




La mayoría de ciudades del país cuentan con mercados nocturnos donde encontrarás productos de todo tipo, desde ropa barata hasta comida para todos los gustos. Nuestro favorito es el night market de Chiang Rai, celebrado los sábados por la noche. 

Ruinas

El centro-norte de Tailandia cuenta con dos enormes complejos de ruinas de antiguas ciudades, como son Ayutthaya, situada a 70km de Bangkok y Sukhothai, situada entre la capital tailandesa y Chiang Mai.




Te recomendamos hacer una visita a, al menos, uno de estos dos lugares, para hacerte una idea de la importancia que alcanzaron los antiguos reinos que poblaron la zona. 




Malasia





En Malasia confluyen algunas de las civilizaciones más importantes de la Historia, cuya convivencia regala al país una riqueza cultural única en el mundo

El país cuenta con atractivos para todos los gustos, muchos de los cuales aún están lejos de la invasión de turistas que sufre el país vecino. Y es que la mayoría de viajeros que visitan el Sudeste Asiático pasan de largo Malasia, sin tener en cuenta que es uno de los lugares más mágicos del continente.




Malasia es tu lugar si buscas:

Playas

Los archipiélagos del este de Malasia cuentan con algunas de las playas más paradisíacas del Sudeste Asiático.




Las Islas Perhentian son un referente a nivel internacional, no solo para quien busca playas tropicales, sino también para los amantes del buceo. El lecho marino que rodea el archipiélago forma uno de los mejores arrecifes coralinos del mundo para bucear.




Más al sur, archipiélagos como Redang, Kapas o Tioman son lugares perfectos para pasar unos días entre playas de arenas blancas, aguas cristalinas y cocoteros.

Ciudades coloniales

Sí, Malasia cuenta con una riqueza histórica impresionante. Ocupada por los holandeses primero, por los portugueses después, y finalmente por los británicos, en Malasia encontrarás ciudades históricas como Penang o Malaca, que aún conservan vestigios de las antiguas colonias.




Junglas

El interior de la península de Malaca alberga, nada más y nada menos, que una de las selvas tropicales más antiguas del planeta. Se llama Taman Negara, y sirve de hogar a una infinidad de especies animales y vegetales, entre las cuales se encuentran algunos de los grandes mamíferos, como el tigre o el elefante




Y qué decir de la parte malaya de la isla de Borneo, que alberga algunos de los Parques Nacionales con más biodiversidad del planeta. Orangutanes y monos narigudos son los protagonistas de las junglas borneanas, aunque son solo un pequeñísimo ejemplo de la inmensa biodiversidad que en ellas se puede encontrar. En esto destaca Bako National Park, una zona protegida situada en Kuching, donde podrás pasar la noche en un campamento situado en un entorno natural incomparable, rodeado por todo tipo de fauna y vegetación.




Mezcla cultural

Si en la antigüedad Malasia fue lugar de confluencia entre diferentes culturas, hoy en día lo es aún más. Oficialmente musulmana, Malasia cuenta con fuertes influencias hindúes y chinas, dos de las comunidades más importantes que habitan en el país. Esa espectacular mezcla se hace patente en las calles, donde mezquitas, templos hindúes y templos chinos se encuentran puerta con puerta. 




Gastronomía

Este espíritu tan "globalizado" se encuentra también en la gastronomía, uno de los mayores atractivos del país, con restaurantes de comida malaya, india y china en cada esquina. 




De la cocina malaya destacan, sin duda, el nasi goreng y el mee goreng, junto con teh tarik, un té con leche condensada. Otras delicias son el roti, naan y tosai, tres tipos de pan indio, y el pato laqueado que encontrarás en los restaurantes chinos.

Si quieres saber más sobre qué se come en Malasia, ¡haz click aquí! 


_


¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para el Sudeste Asiático? 





_


Campos de té

Malasia es el principal productor de té del Sudeste Asiático. Y más allá de lo ricos que están los tés malayos, sus campos se han convertido en un todo un reclamo para los visitantes. Las preciosas colinas de las plantaciones de té de Cameron Highlands conforman una de las estampas más reconocibles del país en todo el mundo.





Indonesia




El sinfín de tesoros naturales, culturales y gastronómicos que ofrece Indonesia convierten al país en un destino absolutamente top que atrae cada año a miles de viajeros. Cada una de las más de 17.000 islas que forman Indonesia cuenta con sus propios paisajes, tradiciones e historia, ofreciendo una diversidad extraordinaria a los visitantes. 





Indonesia es tu lugar si buscas: 

Playas

En Indonesia se pueden encontrar miles de playas que no tienen nada que envidiar al Paraíso. El entorno tropical que ofrece cada una de sus islas es perfecto para disfrutar de unos días (o semanas, en el mejor de los casos) de absoluto relax entre playas de arenas blancas, aguas de color azul turquesa, arrecifes de coral y cocoteros.




Destinos de sol y playa como las Islas Gili se han convertido en un clásico para los viajeros que visitan Indonesia. Los más aventureros se lanzan a destinos más lejanos y menos concurridos como las Togian Islands o las Karimunjawa Islands, toda una maravilla de la naturaleza.

Volcanes

Indonesia es testigo del lado más salvaje de la naturaleza, que se materializa en muchas formas distintas. Una de ellas son los más de 120 volcanes que se encuentran activos, y que son los protagonistas del relieve indonesio. 




Los volcanes son uno de los mayores reclamos que ofrece Indonesia, y los visitantes que eligen hacer trekkings para llegar hasta los cráteres se cuentan por miles. Una excursión clásica es la que une los volcanes Bromo e Ijen, situados en la parte oriental de la isla de Java. Subir al Monte Agung y al Rinjani, situados en las islas de Bali y Lombok respectivamente, son otros de los trekkings más populares entre los viajeros que visitan Indonesia.

Templos

Una de las imágenes clásicas de Indonesia son los templos de Borobudur y Prambanan, situados a las afueras de la ciudad de Yogyakarta, en la isla de Java.




El primero es el templo budista más grande del mundo, y el monumento más visitado del país. Prambanan, en cambio, es el templo hinduista más grande de Java, y todo un ejemplo de arquitectura milenaria. 




Buceo

Si todo lo anterior te ha parecido poco, no te preocupes, que ahora viene lo mejor. Y es que Indonesia es la meca mundial del buceo. Sus fondos marinos están considerados los más bonitos del mundo, gracias a los grandes bosques de coral y a la extraordinaria biodiversidad que albergan. 




Lugares como el Parque Nacional de Komodo, las Islas Togian o la zona prácticamente inaccesible de Raja Ampat cuentan con unos paisajes submarinos de ensueño. 

Bali

Una de las razones que llevan a tantos viajeros a visitar Indonesia se llama Bali. No somos de caer en tópicos, pero Bali enamora. Esa isla que desde pequeños todos soñamos con visitar ofrece posibilidades para todos los gustos. Templos, campos de arroz, mercados, playas, junglas, montañas, ... todo cabe en Bali. 





Filipinas





Filipinas está de moda. Miles de viajeros se acercan hasta el país en busca de unas vacaciones de ensueño en sus playas de arenas blancas, aguas de color azul turquesa y cocoteros, que bien podrían pertenecer al Paraíso.




Pero Filipinas es mucho más. Hogar de una cultura muy similar a la "latina", donde aún está muy presente la herencia que dejó la antigua colonia española, Filipinas permite vivir una experiencia inolvidable a todo el que la visita.

Filipinas es tu lugar si buscas:

Playas

Filipinas es sinónimo de playas de arenas blancas, aguas de color azul turquesa y cocoteros. Formado por más de 7.000 islas, el país cuenta con muchas de las mejores playas del planeta, que le otorgan el perfecto calificativo de "Paraíso". 




La isla de Palawan es el lugar elegido por la mayoría de viajeros para vivir experiencias absolutamente paradisíacas, gracias a sus paisajes de ensueño, a su vida relajada y a su increíble gastronomía, con El Nido o Coron como referente. Otros destinos de sol y playa muy populares son Boracay, Siargao o Bantayan, estos últimos no tan masificados y, por lo tanto, mucho más auténticos. 




Cultura

A pesar de estar considerado parte del Sudeste Asiático, Filipinas cuenta con unas costumbres y tradiciones totalmente diferentes de las de sus países vecinos, donde la fuerte influencia colonial española aún se hace sentir. 


Lyoness Travel Lovers 750x350_

Los filipinos son algo así como los "latinos" de Asia. Son alegres, familiares y hospitalarios como nadie, algo que podrás comprobar en cuanto te alejes un poco de las zonas más turísticas. De hecho, una noche fuimos invitados a la casa de unos locales, en la isla de Siquijor, a participar en una fiesta familiar donde pudimos degustar un riquísimo lechón, uno de los manjares de la cocina filipina.




Gastronomía

La gastronomía filipina es totalmente diferente a la del resto de Asia. Fuertemente influida por la cocina española, con la que no solo comparte recetas y sabores, sino también palabras como adobo, caldereta, guisado, tenedor, cuchara, vaso o mesa, entre muchas otras, la cocina filipina nos conquistó desde el primer momento.




En las karinderias (nombre tagalo para referirse a los pequeños restaurantes de comida local) encontrarás platos que te recordarán a los de casa, consistentes en arroz blanco acompañado por carne rustida, verduras al vapor e incluso tortilla.

Relax

En Filipinas tendrás la oportunidad de conocer el verdadero significado de la palabra relax. En cuanto salgas de las grandes ciudades, comenzarás a experimentar un estado de tranquilidad y calma absoluto que, adornado por los colores tropicales que visten el país, no querrás abandonar jamás. 




Buceo

Filipinas es otro de los destinos más populares del mundo para los amantes del buceo. La buena visibilidad, la gran biodiversidad y los preciosos paisajes submarinos que ofrecen sus aguas son la combinación perfecta para disfrutar de una experiencia inolvidable. Malapascua, Coron y Balicasag son algunos de los spots más populares para practicar buceo. 




Por cierto, en Filipinas encontrarás la posibilidad de nadar junto a tiburones ballena en Oslob, en el sur de la isla de Cebu. Por favor, NO LO HAGAS, ya que los locales hacen negocio con ello alimentándolos para que lleguen hasta prácticamente la orilla, con las consecuentes lesiones de los animales en el lomo, por las quemaduras provocadas por el sol. Si quieres ver tiburones ballena, ve a Donsol, donde podrás verlos en aguas abiertas de forma totalmente "natural".


Myanmar





Myanmar es uno de los países más desconocidos del Sudeste Asiático. Cerrado a turistas hasta hace poquísimos años, el país aún conserva esa esencia pura y auténtica que tan pocos lugares mantienen. 




El mayor activo del país, por encima de sus paisajes de ensueño y de sus preciosas pagodas, son sus gentes. Los birmanos son las personas más inocentes y transparentes con las que nos hayamos encontrado, tiernos como ellos solos y siempre dispuestos a ayudar.




Myanmar es tu lugar si buscas:

Personas

Tras tu viaje a Myanmar, volverás a confiar en la gente. Así de sencillo. Y es que durante las semanas que pasamos en el país se nos agotaron los adjetivos para describirlos. Sus miradas de curiosidad hacia los extranjeros -algo nuevo para ellos-, su alegría y su humildad hacen del pueblo birmano un gran tesoro.  




Costumbres

Al cruzar a pie la frontera entre Tailandia y Myanmar nos dio la sensación de estar entrando en otro mundo. En Myanmar parece que el tiempo lleve parado varias décadas, estancado y aún lejos de la globalización.




Además, las costumbres que diferencian a Myanmar de cualquier otro país son visibles en cada rincón. Ver a alguien mascando betel -una mezcla de plantas y tabaco que deja los dientes rojos y con efectos estimulantes-, a hombres vistiendo longyi -la falda tradicional masculina-, o a mujeres y niños con la cara teñida de tanaka -un producto natural para proteger del sol-, es de lo más habitual. 

Templos

En Myanmar, la religión budista cobra un papel fundamental. Está presente en todos los ámbitos de la sociedad, la cual gira entorno a él. 




Las pagodas doradas se cuentan por miles, los monjes pasean por cada rincón de las ciudades y los cánticos budistas son el hilo musical que acompaña en todo momento. 

Cualquier motivo sirve para convertir un lugar en sagrado. Cuevas, rocas y montañas son solo algunos ejemplos de sitios que se han convertido en lugares de peregrinación para miles de budistas.




La importancia del budismo en la sociedad birmana viene de muchos siglos atrás, y el ejemplo se encuentra en Bagan, una enorme llanura que alberga más de 4.000 templos de más de 1.000 años de antigüedad.


Did you know banner ES


Gastronomía

La gastronomía de Myanmar está fuerte influida por la cocina india, y eso se nota en cada plato. Los protagonistas son los sabores intensos y las salsas, sin olvidar los deliciosos panes indios como el roti o el naan. 

¡Haz click aquí si quieres aprender más sobre qué se come en Myanmar!





Trekkings

Una de las actividades más populares entre los visitantes a Myanmar son los trekkings. El país cuenta con algunos lugares donde los trekkings se han convertido en prácticamente una obligación.




Es el caso de Inle Lake o Hsipaw, dos lugares donde las agencias de trekkings se cuentan por decenas, y ofrecen excursiones de diversos días de duración.

Política

Myanmar, antigua Birmania, es uno de los países con una situación política más interesante del mundo, la cual es motivo de visita para muchos curiosos.

El final de la dictadura militar en el año 2007 (aunque aún hoy en día el 25% del poder sigue en sus manos) y el progresivo paso a un modelo democrático está abriendo al exterior de forma rápida e incesante. 




El panorama político reciente de Myanmar cuenta, sin embargo, con algunos hechos un tanto curiosos, como por ejemplo el traslado de la capital de Yangon a Naypyidaw, una ciudad fantasma de un tamaño 6 veces más grande que Nueva York. 


Vietnam





Vietnam es otro de los países clásicos para viajeros que visitan por primera vez el Sudeste Asiático. Mucho más desarrollado y "occidentalizado" que sus vecinos, Vietnam permite un acercamiento suave a las costumbres asiáticas.

Vietnam alberga atractivos de todo tipo, desde maravillas naturales hasta ciudades coloniales, pasando por cuevas que parecen sacadas de una película de ciencia ficción.  




Si quieres disfrutar del Vietnam más auténtico, intenta viajar en temporada baja y salir del itinerario clásico, ya que de otra manera encontrarás a más turistas que locales, desinflando todo el encanto que ofrece el país.

Vietnam es tu lugar si buscas:

Maravillas naturales

En Vietnam se encuentran algunas de las maravillas de la naturaleza más imponentes del Sudeste Asiático. 

La más popular, sin duda, es la Bahía de Halong, una zona formada por más de 3.000 islotes que emergen del mar ofreciendo una estampa única. De hecho, Halong Bay está incluida en el listado de las 7 Maravillas Naturales del Mundo, y lleva más de 20 años reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.




Un lugar mucho menos popular donde la naturaleza demuestra su lado más extraordinario es el Parque Nacional de Phong Nha-Ke Bang, que alberga un enorme sistema de cuevas recién descubierto. El Parque, además de contar con la cueva más grande del mundo -Hang Son Doong-, visitable por nada más y nada menos que 3.000$, cuenta con cuevas secundarias accesibles para todos los bolsillos, y cuyo interior parece sacado de un cuento. Es el caso de Paradise Cave, una enorme cueva que esconde cientos de imponentes estructuras rocosas con las formas más increíbles que jamás hayamos visto. 




Historia

La Historia de Vietnam es de esas de "toma asiento que esto va para largo". Desde la independencia de China en el siglo X, pasando por todas las dinastías que gobernaron el país hasta el s.XIX, hasta llegar a la época de la colonización francesa y la posterior Guerra de Vietnam, la de Vietnam es una Historia interesantísima. 

Historia que se aprende no solo en los museos, sino también fuera de ellos. Y es que muchos vietnamitas están deseando conocer a viajeros para contarles largo y tendido la Historia del país.

Ciudades

En las ciudades vietnamitas podrás experimentar la auténtica esencia asiática. Miles de puestos de comida callejera, tráfico caótico, luces de neón por todos lados, ..., será como estar en una de esas películas asiáticas que tantas veces has visto. 



Si sigues la ruta clásica que la mayoría de viajeros toman, tendrás la oportunidad de visitar la mayoría de grandes ciudades del país, como Ho Chi Minh, Nha Trang, Hoi An, Da Nang, Hue o Ha Noi




La mayoría de ellas aún conservan vestigios de la antigua colonia francesa que ocupó el país hasta el año 1949. Especialmente Hoi An, la ciudad estrella de Vietnam, la cual no te puedes ir sin visitar. El centro de Hoi An, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es de los pocos lugares del país que se conserva casi intacto tras las grandes guerras del s. XX. 

Etnias

Las montañas del noroeste de Vietnam esconden algunos de los grupos étnicos más auténticos de Asia, como los Hmong o los Red Dao. 




Sa Pa, ciudad conocida por sus preciosas terrazas de arroz, es el lugar ideal para acercarse a los grupos étnicos. Con ellos puedes hacer excursiones por las terrazas e incluso pasar una noche en alguno de sus poblados. 




El punto de confluencia de todas las etnias tiene lugar en el mercado de Bac Ha, protagonizado por las coloridas vestimentas de los trajes de cada etnia. Si tu visita a la zona coincide con un domingo, no pierdas la oportunidad de acercarte hasta este mercado, uno de los más espectaculares de Asia.




Campos de arroz

El paisaje más repetido de Vietnam son los infinitos campos de arroz, que dan al país un color verde muy característico. 

De hecho, el país es el segundo productor de arroz del mundo, solo por detrás de la India, algo que queda patente nada más poner el pie en territorio vietnamita.




Desde las terrazas de arroz de Sa Pa hasta las vastas llanuras verdes del Delta del Mekong, se podría decir que Vietnam es un enorme campo de arroz en sí.




Sin duda, la mejor vista de los arrozales es al atardecer, cuando la caída del Sol dibuja el contorno de campos y arroceros, una imagen inolvidable.

Gastronomía

En los últimos años, la cocina vietnamita se ha convertido en una de las referentes del panorama gastronómico internacional. 




Los platos de la cocina vietnamita tienen una identidad propia, bien diferenciada de los del resto del Sudeste Asiático. Platos como el Cao Lau, el My Quang o los Bahn Xeo, dan un buen motivo a los más sibaritas para visitar el país y deleitarse con sus intensos sabores. 




En la gastronomía vietnamita se aprecia la herencia dejada por los colonos franceses, como el Bahn My Pate, un bocadillo de carne, verduras y paté. 

Otro de los imperdibles es el café vietnamita, de sabor intenso con un toque achocolatado, y que se prepara con un método muy curioso. 

Si quieres conocer más sobre qué se come en Vietnam, ¡haz click aquí! 


Camboya





Camboya sigue siendo uno de los países más auténticos del Sudeste Asiático. Eclipsado por el boom turístico que sufren sus vecinos, en la mayor parte de Camboya aún permanece la esencia más genuina.

La razón principal de los visitantes que se acercan a Camboya tiene nombre: Angkor, un enorme conjunto de antiguos templos hinduistas y budistas que conforman el complejo religioso más grande del planeta. 




Sin embargo, el país tiene muchísimo más que ofrecer. Hoy en día, sus gentes son alegres, amables y risueñas, ya lejos del sufrimiento que vivió la sociedad camboyana a lo largo del pasado siglo. Los atractivos naturales de Camboya se cuentan por cientos, desde preciosas playas paradisíacas hasta caudalosos ríos, que dan vida a algunas de las junglas más densas y frondosas del mundo

Camboya es tu lugar si buscas:

Historia

Desde la época dorada que vivió el Imperio Jemer durante los siglos XI, XII y XIII, y que se materializa con los Templos de Angkor, hasta el genocidio de los Jemeres Rojos durante la segunda parte del pasado siglo, la Historia de Camboya ha vivido capítulos de todo tipo.

_


¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para el Sudeste Asiático? 






_

La visita a Angkor Wat, en la ciudad de Siem Reap, es prácticamente una obligación para todo viajero que llega a territorio camboyano. La inmensa extensión del complejo y el buen estado de conservación de los templos ha llevado a muchísima gente a bautizar a Angkor como la "octava maravilla del mundo".




La capital, Phnom Penh, es el lugar perfecto para conocer la Historia más reciente y oscura del país. El Museo del Genocidio Tuol Sleng y los conocidos como Campos de la Muerte son visitas más que recomendables para conocer uno de los crímenes más atroces de la historia de la Humanidad.




Playas

La costa camboyana cuenta con algunas de las playas más paradisíacas del Sudeste Asiático. Las islas Koh Rong son el referente del turismo de sol y playa de Camboya, gracias a sus aguas cristalinas y a sus densas selvas, que las dotan de un aspecto puramente tropical.




Koh Rong, la isla principal del archipiélago, es un destino puramente mochilero, más barato y con más movimiento nocturno. En cambio su hermana pequeña, Koh Rong Samloem, es el lugar perfecto para parejas o familias que busquen una isla paradisíaca en un entorno de relax y tranquilidad absoluto. 

Montañas

Las provincias de Mondulkiri y Ratanakiri, situadas en el extremo noreste de Camboya, son los territorios más montañosos de Camboya. Esto conlleva que estas zonas queden aisladas de prácticamente toda actividad turística, por lo que son el lugar más auténtico del país. 




Recorrer las carreteras sin asfaltar que serpentean entre las colinas de Mondulkiri es ideal si buscas entrar en contacto con la Camboya más profunda y auténtica. Además, en esta zona se encuentran varias organizaciones que dan la posibilidad de realizar trekkings junto a elefantes.

Selvas

Camboya cuenta con extensas zonas de selva, como los Parques Nacionales de Botum Sakor, en la costa, y Virachey, en la provincia de Ratanakiri, donde se pueden realizar trekkings de varios días entre la frondosa selva y los poblados de las etnias que pueblan la zona.




Laos





Laos es, seguramente, el país más salvaje y exótico del Sudeste Asiático. Con un relieve abrupto y cubierto por densas selvas, el verde es el color protagonista en el país.

En los últimos años, el turismo de Laos está creciendo sin parar, aunque aún se mantiene alejado de los niveles de los países vecinos. 




En Laos encontrarás aventuras de todo tipo, conocerás personas totalmente genuinas y disfrutarás del continuo contacto con la naturaleza.  

Laos es tu lugar si buscas:

Selvas

Laos es uno de los países con más biodiversidad del planeta. El 20% de territorio nacional está comprendido por áreas protegidas, y sus bosques y junglas están habitados por todo tipo de animales, entre los que se encuentran algunos grandes mamíferos como tigres, leopardos o elefantes. 




Nada más cruzar la frontera, el paisaje se torna completamente verde y las carreteras increíblemente serpenteantes, ofreciendo unos paisajes de película. 

Ríos

Puede que Laos no tenga mar, pero agua le sobra. Y es que el país es atravesado longitudinalmente por el río Mekong, el cual está alimentado por miles de afluentes que convierten a Laos en un país que gira entorno al agua. 




Muchos de los ríos son navegables, e incluso hay barcos-crucero para turistas, que unen las principales ciudades del país durante varios días. 

Cascadas

Con tantos ríos, montañas y junglas, ¡no podían faltar las cascadas!

Y es que las grandes cascadas son otro gran atractivo de Laos. Lo que nos gusta de Laos es que la época de lluvias hace al país mucho más impresionante que la estación seca, ya que las cascadas y los ríos bajan llenos de agua. 




En muchos casos, además, la naturaleza ha creado grandes piscinas naturales a los pies de las cascadas donde podrás darte un baño de lo más refrescante. 

La zona de Khone Falls, situada en la frontera con Camboya, permite observar las cascadas más grandes del Sudeste Asiático, en pleno río Mekong. Cerca de Luang Prabang se encuentran Kuang Si Waterfall, una gran cascada que forma preciosas piscinas naturales en las que darse un buen chapuzón es una experiencia genial, y en la pequeña localidad de Nong Khiaw se puede realizar el trekking (te lo recomendamos encarecidamente) de las 100 Waterfalls, donde deberás remontar los 100 saltos de agua de un río en plena jungla hasta llegar a la cima. 




Etnias

Las montañas del norte de Laos son hogar de un gran número de grupos étnicos que permanecen bastante aislados de la sociedad moderna. Es el caso de los Akha, los Yao y los Tai Lue, situados en zonas de difícil acceso en el valle de Muang Sing, junto a la frontera con China. 




En los pueblos de Luang Namtha y Muang Khua, entre otros, hay varias agencias que organizan trekkings por la jungla donde se visita algunos poblados, aunque te aconsejamos visitarlos por tu propia cuenta. 




Singapur y Brunei

El Sudeste Asiático cuenta con dos microestados que vienen muy bien para complementar los itinerarios de muchos viajeros. 




Singapur es, además, un punto de entrada clásico en el Sudeste Asiático, sobretodo para viajeros procedentes de América. Si estás planeando visitar Singapur en 1 solo día, no te pierdas este artículo




El pequeño país es hogar de una perfecta mezcla entre Asia y el mundo occidental. Los altísimos rascacielos de Singapur forman uno de los skyline más impresionantes del mundo. El edificio estrella, sin duda, es el Marina Bay, un coloso de más de 200 metros de altura, cuya terraza cuenta con uno de los miradores más espectaculares del planeta.

Otro de los atractivos del micropaís son los Universal Studios, situados en Sentosa Island, una isla artificial. 

Por otro lado, el Sultanato de Brunei es otro de los microestados con los que cuenta el Sudeste Asiático. Conocido por ser uno de los países más ostentosos del mundo (gran parte de ello la tiene su famoso Sultán), Brunei no deja indiferente a nadie. 




El símbolo del Sultanato es la Gran Mezquita, uno de los edificios religiosos más lujosos del mundo y lugar de reunión de miles de musulmanes en las horas de rezo. 

El atractivo principal del país es simplemente la curiosidad de ver cómo es uno de los lugares más extravagantes del mundo.




Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook o compartirlo con los botones que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)




4.80/5 – 48 

Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku