domingo, 16 de abril de 2017

Belfast, la capital dividida por un muro

| ¡Sé el primero en comentar!

Eclipsada por las grandes capitales europeas, Belfast es una de las ciudades más auténticas y desconocidas del Viejo Continente. 




La capital de Irlanda del Norte, conocida mundialmente por los problemas sociales que enfrentó en un pasado no tan lejano, es hoy en día una ciudad alegre y abierta, ideal para visitar en un fin de semana. 



Permanecer en un segundo plano a nivel turístico dota a Belfast de un ambiente absolutamente genuino, algo muy difícil de encontrar ya en Europa. 




Los motivos para visitar la pequeña ciudad británica son muchos. Y es que Belfast, lugar que muchos relacionan únicamente con conflictos sociales, posee uno de los centros históricos más bonitos de Europa, unos jardines botánicos de ensueño, un mercado ideal para sumergirse en la cultura local al ritmo de la música tradicional, y sí, Belfast también es el lugar de nacimiento del barco más famoso de la historia, el Titanic. 




Qué ver en Belfast

Murales

Símbolo de la lucha entre los unionistas (a favor de unir lazos con el Reino Unido) y los republicanos (partidarios de la independencia) que dividió la ciudad durante la segunda mitad del s. XX, los murales son el principal atractivo de Belfast. 




Situados en su mayoría en Falls Road y Shankill Road, a unos 15 minutos a pie del centro, los mensajes de los murales son el fiel reflejo de la cruenta batalla que se libró en las calles de Belfast y que provocó una brecha social que aún hoy sigue abierta para algunos. 




División que se hace aún más patente cuando se visitan los Peace Walls (Muros de la Paz), un nombre un tanto paradójico para los más de 30km de muro de 7 metros de altura que separan los barrios protestantes y católicos de Belfast. 


Puerta que separa la zona protestante de la católica. En la siguiente imagen, el muro.  

La visita al Peace Wall fue el momento más extraño del día. Normalmente, cuando se visita un lugar así se trata de un muro construido hace muchos, muchos años. Pero la realidad es que estos muros se han ido construyendo en las últimas décadas. De hecho, si en los años 90 eran 18 los muros construidos en Irlanda del Norte, hoy en día el número alcanza los 48.   




De hecho, es muy interesante pararse a ver los distintos mensajes plasmados en los murales de las distintas zonas. En el lado unionista, los mensajes protagonistas son los que abogan por la unión con el Reino Unido, mientras que en lado republicano, donde por cierto, las banderas que abundan son las de la República de Irlanda, los mensajes se centran en protestar en contra de la Reina de Inglaterra y del Ejército Británico. 


Banderas republicanas en el barrio católico

Centro histórico

Los grandes edificios situados en el centro de la ciudad, forman uno de los conjuntos históricos mejor conservados del Reino Unido. A nosotros, el centro de Belfast nos pareció como un Londres en miniatura. 




El Ayuntamiento es el edificio estrella del centro, gracias a sus imponentes fachadas de estilo eduardiano, a la cúpula de 53 metros de altura que lo corona y a los jardines que lo rodean, lugar elegido por muchos para aprovechar los pocos ratos de Sol con los que cuenta la ciudad. 


Catedral de Belfast

_



¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para tus vacaciones? 





_


Titanic Quarter

Pues sí, resulta que el barco más famoso de la Historia se construyó en Belfast. ¡Y nosotros no teníamos ni idea! 

Entre el 1909 y el 1911 tuvo lugar la construcción del Titanic en la zona de astilleros del puerto de Belfast, hoy rebautizada como Titanic Quarter. 




Una zona donde hasta el más mínimo detalle rinde homenaje al archiconocido transatlántico. El Museo del Titanic, la Sala de Exposiciones del Titanic, réplicas del barco, y hasta los Titanic Studios, utilizado para el rodaje de diversas películas. 



A nosotros, que el precio de la entrada al museo (20£) nos pareció exagerado, lo que más nos gustó fue visitar el lugar exacto donde se construyó el Titanic, llamado Titanic's Dock & Pump House. 


Lugar exacto donde se construyó el Titanic


St. George's Market

El centro de Belfast alberga uno de los mercados más animados de Reino Unido, el St. George's Market. Lugar de reunión para los belfastians, el mercado es el lugar ideal para vivir la cultura local y para degustar alguna especialidad gastronómica (como el Belfast fudge) mientras escuchas música tradicional en directo. 




Botanical Gardens

Los Jardines Botánicos conforman uno de los rincones más particulares de Belfast. Inaugurados en el año 1828, son el lugar perfecto para pasear entre plantas y flores de todos los colores. 




Las estrellas de los jardines son la Palm House y la Tropical Ravine House, dos invernaderos que contienen cientos de especies de espectaculares plantas tropicales. 





Belfast Castle y trekking

Construido en el año 1870 en el norte de la ciudad, el Castillo de Belfast es uno de los edificios más representativos de la ciudad. 




El castillo está situado en la Cave Hill, una colina desde la que se tienen unas vistas privilegiadas de Belfast. Además, el castillo es el inicio de un trekking de unas 2 horas de duración que recorre los bosques del norte de la ciudad. 

Por falta de tiempo no pudimos llegar al castillo, así que si tu has podido ir, puedes dejar tu experiencia en un comentario debajo del post, para que los futuros viajeros dispongan de información de primera mano. 


La noche de Belfast

El poco turismo que recibe la capital de Irlanda del Norte hace de la noche el momento perfecto para sumergirse en un ambiente típicamente local. El epicentro de la nightlife de Belfast se localiza en Hill Street, en la zona conocida como Cathedral Quarter. 




Duke of York o The Dirty Onion son dos de los locales más populares para los belfastians, perfectos para degustar unas buenas pintas de cerveza irlandesa al ritmo de la música tradicional. 


Moverse por Belfast

El reducido tamaño de la ciudad hace que la mejor manera de conocerla sea a pie. De hecho, todo se encuentra en un radio de 15 minutos a pie desde el centro




Pero si caminar no es lo tuyo, otra buen modo de visitar los lugares más importantes de Belfast es con un black cab, uno de los taxis tradicionales que se mueven por la ciudad, que por unas 35 libras te hará un recorrido por los atractivos principales. 


Dónde dormir en Belfast

Después de nuestro largo viaje por Asia ya echábamos de menos el ambiente de hostel, así que decidimos alojarnos en City Backpackers Belfast, un hostal situado a 20 minutos a pie del centro. 




Los alojamientos estaban bastante llenos, así que éste fue el lugar más barato que encontramos. Pagamos 26€ cada uno en una habitación que compartimos con unos amigos, con desayuno incluido. 

El lugar no estaba mal, pero nuestro consejo es que busques alojamiento con cuanta más antelación posible, para disponer de un mayor abanico de opciones. 


Cómo llegar a Belfast

Para llegar a Belfast desde España, las dos opciones más populares son:

Avión

Hay vuelos directos a Belfast con Ryanair o EasyJet desde las siguientes ciudades españolas: Alicante, Málaga, Girona, Gran Canaria, Reus, Ibiza, Palma de Mallorca, Menorca, Fuerteventura, Tenerife, Barcelona y Lanzarote. Desde Madrid, Bilbao, Valencia, Sevilla y demás ciudades, se puede llegar a Belfast con vuelos con escala, normalmente en Londres o Birmingham.




Bus desde Dublín

Muchos visitantes llegan a Belfast desde Dublín. Las compañías más populares son Aircoach o Express Way, cuyos viajes unen el centro de Dublín y Belfast en unas 2:30h por unos 20€ ida y vuelta. 




Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook o compartirlo con los botones que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)




Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku