domingo, 21 de enero de 2018

30 cosas imprescindibles que hacer en Seychelles

| ¡Sé el primero en comentar!

Edén soñado por millones de viajeros y solo alcanzado por unos pocos, las 133 islas que forman las Seychelles no dejan indiferente a nadie. 


Perdido en el Océano Índico, este pequeño país africano cuenta con joyas únicas en el planeta: sus paradisíacas playas. 


Pero lo cierto es que las Seychelles ofrecen un sinfín de atractivos que permiten disfrutar de una experiencia inolvidable a todo aquél que las visita. 



¡Estas son las 30 cosas que no puedes dejar de hacer en las Islas Seychelles!


Sentirte en un fondo de escritorio de Windows en cualquiera de sus playas


¿A eso va uno a las Seychelles, no? Los cientos de playas con las que cuenta el pequeño país africano son paraísos de aguas de color azul turquesa, arenas blancas y exótica vegetación, cada cual con su toque único. ¿Cuál es tu favorita?


Ver el famoso "Coco de Mer"


El Coco de Mer es uno de los símbolos de la rica biodiversidad con la que cuentan las Seychelles, gracias a las enormes semillas que produce, las más grandes del mundo con hasta 20kg de peso. Endémico de la Isla de Praslin y Curieuse, el epicentro de su hábitat se encuentra en el bonito Vallée de Mai. 


Alucinar con las tortugas gigantes de Aldabra 

Otro de los emblemas de las Islas Seychelles es la tortuga gigante de Aldabra. Endémica de las Islas Seychelles y con una población de ¡100.000! tortugas en el lejano Atolón de Aldabra, hay algunos ejemplares en las islas principales. 


La isla de Curieuse cuenta con un buen número de tortugas gigantes, y el norte de La Digue es hogar de unos cuantos ejemplares. Son una de las especies de tortugas más grandes y longevas, con ejemplares que alcanzan los 250kg y los 150 años de edad.


Visitar la playa más fotografiada del mundo... y hacer muchas fotos


Anse Source d'Argent se ha consolidado como la playa más fotografiada del planeta y como el símbolo principal de Seychelles, protagonista de todas las postales del país. Disfrutar de sus aguas es un plan imperdible en tu visita a las islas. 


Degustar platos tradicionales en un take away


Seas de los que prefieren comer en lugares humildes o de los que no deja de comer en buenos restaurantes, debes probar la comida en alguno de los take away que se reparten por las Seychelles. Lugares que ofrecen comida tradicional en bandejas y a precios asequibles, son una oportunidad perfecta para entrar en contacto con la vida cotidiana de las islas. ¡Fue nuestra primera opción y comimos de película siempre! 



Moverte en autobús "bala"


¡Bah!, qué planazo..., pensarás. ¡Pues sí! Planazo total. Y es que en el mundo hay dos tipos de autobús. Los de Seychelles y el resto. Como si de enormes balas azules se tratara, los conductores aprovechan hasta el último milímetro de asfalto con tal de no perder velocidad. Un espectáculo que tienes que probar al menos una vez, y que sería lo más peligroso que harías en las Seychelles si no fuera porque los conductores son unos cracks.



Comprobar que los atardeceres en África son preciosos


El continente africano se ha ganado la fama de contar con los atardeceres más bonitos del mundo. En los desiertos, en las sabanas y hasta en las islas, el enorme Sol desciende rápidamente formando estampas verdaderamente espectaculares.



Presenciar una partida de dominó "a lo seychellois"


El dominó es una de las pasiones de los habitantes de las Seychelles. Lo juegan a todas horas, en cualquier lugar. Las reglas son las mismas que las que todos conocemos, aunque los seychellois le han dado un toque particular. Y es que si nosotros colocamos las fichas suavemente en el tablero, ellos meten unas host*as impresionantes. 



Visitar el mercado de Victoria


Sir Selwyn Selwyn-Clarke Market es el epicentro de la que es una de las capitales más pequeñas del mundo. En él, decenas de lugareños venden todo tipo de productos frescos y artesanos



Dejarte cautivar por la belleza de las aves tropicales 


Sí, el reino animal de Seychelles es de los más diversos de la Tierra. Y muchos de sus protagonistas son las aves, que en las islas toman formas y colores de lo más increíble. Gaviotas con una cola larguísima, gorriones rojos y palomas azules son solo algunos ejemplos de la rica vida aérea de la que disfrutan las islas.
 



Maravillarte con la mezcla racial


La rica Historia por la que han pasado las Islas Seychelles durante los últimos siglos, han creado una mezcla racial inigualable. Desde seychellois de pura raza africana hasta criollos que bien podrían haber nacido en París. Una gama interracial sorprendente, que nos maravilló desde el primer día, y que dota a las Seychelles de una riqueza cultural impresionante.



Completar el trekking a Anse Major

  
A nuestro parecer, el trekking más espectacular de Seychelles. Los 3 kilómetros de camino que separan la carretera de Bel Ombre de la preciosa playa de Anse Major, recorren tramos de rocas, de bosque, de jungla, de acantilados, se cruzan túneles naturales y se atraviesan pequeños ríos. ¡Un espectáculo natural apto para todos!



Agacharte para evitar que te golpee un avión al aterrizar en en Praslin

¡Bueno, quizá somos un poco exagerados! Pero uno de los planes más atractivos en la isla de Praslin es acercarse hasta el final de Grand Anse, junto a la que se encuentra la cabecera del aeropuerto de la isla. 


Los pequeños aviones de Air Seychelles ofrecen todo un espectáculo al pasar a tan solo unos metros de altura por encima del agua. Además, junto a la playa hay una carretera que se corta cada vez que aterriza un avión. 



No perderte el gopuram de Arul Mihu Navasakthi Vinayagar


Esto que suena tan raro no es más que la estructura piramidal que corona el principal templo hindú de Seychelles, que cuenta con figuras de todas las deidades de la que es una de las religiones más seguidas en el país. 



Tomar un delicioso té de vainilla

Una de las especialidades producidas en Seychelles es el té de vainilla, proveniente de las plantaciones situadas en las zonas altas de Mahé, y que tiene un aroma y un sabor espectacular. ¡Nuestras mochilas volvieron cargadas con bolsitas de té de vainilla!
_


¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para Seychelles? 



_


Viajar al pasado en el cementerio de Bel Air


Victoria esconde uno de los últimos vestigios de la colonización francesa que tuvo lugar en el siglo XVIII. Entrar en Bel Air y pasear entre las viejas tumbas en ruinas es como retroceder en el tiempo. 



Ver la Bahía de Victoria desde las alturas


Por las zonas de jungla que atraviesa y por las impresionantes vistas de la Bahía de Victoria que se pueden disfrutar desde el Copolia, uno de los puntos más altos de las Seychelles, este trekking tiene que estar en tu lista de must



Descubrir los increíbles ecosistemas subacuáticos


Los arrecifes coralinos que rodean las Islas Seychelles esconden algunos de los ecosistemas más ricos del planeta. Peces de todos los colores, formas y tamaños, tortugas, delfines, tiburones y un sinfín de criaturas participan en esta fiesta de la biodiversidad. ¡Ponte las gafas y el tubo, y al agua!



Sentirte Robinson Crusoe, abrir un coco y comértelo como si fuera lo único que te fueras a echar al estómago


En este pequeño paraíso africano tienes la oportunidad de sentirte todo un náufrago. Y es que, con la de cocoteros que hay por todos lados, basta con estar atento y, en cuanto caiga un coco en la arena, abrirlo y disfrutar de su agua y de su carne. Aunque eso sí, ¡parece más fácil de lo que es!



Corroborar que el paraíso existe al ver l'Islet


L'Islet es una pequeñísima isla (de ahí su nombre), situada en Port Launay, al noroeste de Mahé. Sin duda, uno de los lugares más espectaculares de Seychelles, gracias al impresionante tono azul que adquieren sus aguas. 

Cuando la marea está baja, puedes cruzar caminando a la isla sin problemas y disfrutar del paraíso en primera persona. 



Hacerte amigo de un peludo "seychellois"


Por las playas de las Seychelles vagan algunos perros callejeros que son toda una delicia. Te mirarán, se te acercarán y te acompañarán allá donde vayas. Y lo bueno es que no buscan comida (aunque tampoco le hacen ascos, la verdad), sino que los toques y juegues con ello. En cuanto parpadees, los tendrás panza arriba esperando que les rasques la barriga. 



Disfrutar de las olas en Grand Anse 


La mayoría de playas de las Islas Seychelles se ven muy afectadas por las mareas, pasando a cubrir muuuy poco cuando bajan. Una excepción es Grand Anse, en La Digue, en la que se forman unas olas bastante altas. Sin duda, un lugar perfecto para disfrutar de la fuerza del mar pero con mucho cuidado, ya que las corrientes son fuertes.



Contemplar el manto de estrellas como nunca antes lo habías visto


Al caer el Sol, las Islas Seychelles se convierten en un lugar silencioso y sin apenas luces, por lo que es una oportunidad única para contemplar las estrellas. ¡Ve a la playa, túmbate en la arena y disfruta!



Hacer un island hopping


Una de las actividades más populares, sobretodo en Praslin y La Digue, es el island hopping. Esto consiste en excursiones de medio día o un día completo con barbacoa incluida para recorrer tres o cuatro pequeñas islas cercanas. El más popular es el que visita Curieuse, Coco Island, St. Pierre y Felicité.



Alojarte en un self catering

La opción de alojamiento más auténtica de la isla son los self catering, casas con cocina en las que puedes preparar algo rápido de comer. Son especialmente prácticas si te alojas en un lugar donde no haya cerca take aways y para preparar algún tupper para llevarte a la playa al día siguiente, ya que en la mayoría de playas no hay ningún sitio para comer. 


Además, muchas self catering son villas enteras, como donde nos alojamos en Praslin, con salón, televisión, cocina, habitaciones, baño, jardín e incluso porche.



¿Un Takamaka o una Seybrew?

Un poquito de alcohol no viene mal al cuerpo (si tienes menos de 18 años, nosotros no te hemos dicho nada), y en Seychelles lo saben muy bien. Por ello cuentan con una destilería en la que desde hace 300 años se produce el ron Takamaka, el más popular del país. 


Otra de las protagonistas en este aspecto es la Seybrew, la cerveza nacional, la mejor opción para revitalizar el cuerpo tras un agotador día de playa. 



Echar una siesta a la sombra de una palmera 


Seychelles es el país de las palmeras, de eso no hay ninguna duda. Las hay por todas partes, y ofrecen una sombra perfecto para estirarse a echar una siestecita. Eso sí, ¡no te pongas debajo de los cocos, y si te pones, esperamos que hayas contratado un seguro IATI antes! 



Ver que las arañas pueden ser más grandes de lo que pensabas... y también más bonitas



Y es que el paraíso también esconde algunas sombras, ¡muahaha! Seychelles cuenta con grandes poblaciones de arañas gigantes, que no se meterán contigo mientras tu no lo hagas con ellas. Verlas tejer su telaraña con todos esos colores de un tono "mejor no me toques", es todo un espectáculo.



Practicar paddle surf en aguas de color azul turquesa


Si ya lo has probado antes, te aseguramos que hacer paddle surf en las Seychelles es otra dimensión, y si no lo has practicado nunca, las tranquilas aguas de las islas son un lugar perfecto para aprender.



Alquilar una bici en La Digue


Hasta hace muuuy poquito, los vehículos a motor estaban prohibidos en La Digue (actualmente solo hay unos 60 coches), por lo que la costumbre de moverse en bicicleta se extendió tanto entre los locales como entre los visitantes. Por unas 100 rupias al día (7€) puedes alquilar una bici para recorrer el contorno de la isla de forma cómoda y rápida.


¿Quieres saber más de las Seychelles?










Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook o compartirlo con los botones que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)




4.80/5 – 73 
Etiquetas :

_______________________________

Posts Populares

Powered by 12Go Asia system
Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku