martes, 6 de noviembre de 2018

Qué ver y qué hacer en tu viaje a Fez, Marruecos. Cómo llegar, dónde dormir y comer barato

| ¡Sé el primero en comentar!

Fez se ha convertido en uno de los destinos preferidos para los viajeros que visitan Marruecos. El principal atractivo de la ciudad es su medina, un sinfín de laberínticas callejuelas que desorientan hasta al más intrépido y que forman la zona peatonal más grande del mundo.


La ciudad está dividida en dos partes: Fes el Bali (la medina), que cuenta con varios siglos de historia, y Ville Nouvelle (la zona moderna), creada durante los años que Francia mantuvo su colonia en Marruecos.



Perderse en la medina de Fez es una experiencia que todo viajero debe vivir. Y para vivirla al 100% basta con caminar por las calles que más te gusten, no hacer caso de los consejos de los locales -la mayoría de los cuales solo buscarán enredarte- y tener a mano un móvil con GPS para ayudarte cuando quieras volver a tomar el rumbo.



Qué ver y hacer en Fez

Fes el Bali, la Medina, es la zona por donde te moverás principalmente durante tu visita, ya que en ella se concentra la gran mayoría de atractivos de la ciudad.


La de Fez es la medina más grande del planeta, un entramado de laberínticas callejuelas donde encontrarás mercados, mezquitas, curtidurías e incluso la universidad más antigua del mundo.

Estos son los lugares imprescindibles en tu visita:

Murallas y puertas

Es lo primero con lo que te encontrarás. La medina de Fez se encuentra rodeada por una muralla medieval -perfectamente conservada en muchos puntos-, que es atravesada por 14 puertas o babs.


La puerta más célebre es la Baj Bou Jeloud, o Puerta Azul, nombre que adquiere por el color de los azulejos que decoran la parte exterior.


Otras puertas que vale la pena visitar son la Bab Mahrouk, enfrente de la cual se sitúa un pintoresco mercado de frutas y verduras, o la Bab Rcif, situada en una de las plazas más bonitas de Fez.



Calles y plazas

Miles son las calles que dibujan la medina de Fez. Son tantas, que conforman la zona peatonal más grande del mundo. Las principales arterias son la Rue Talaa Sghira, el Boulevard Ben Mohammed el Alaoui y la Rue Talaa Kebira, desde donde parten un sinfín de callejuelas -muchas de ellas sin salida- que pondrán a prueba tu sentido de la orientación.


Cuando vayas caminando, te cruzarás con locales que te darán indicaciones. El 95% de ellos te estará mintiendo. Así que, primero, confía en tu intuición, ten claro la dirección (norte, sur, este, oeste) en la que quieres ir y la dirección en la que estás yendoDespués, si tienes dudas, acércate tú a preguntar a algún local que veas confiable (mejor si es en algún hotel o riad). Y por último, como aún así estarás perdid@ (tenlo claro), lleva en tu móvil una app con GPS. Nosotros usamos Maps.me, gratuita y offline, y nos fue de maravilla.







Además, en la medina encontrarás varias plazas como la Place Rcif, la Place Bou Jeloud o la pequeña Place Seffarine, que suponen un soplo de aire fresco después de tanto callejeo.




Universidad

Fez cuenta con la universidad existente más antigua del mundo. La Universidad de al-Qarawiyyin fue fundada en el año 859, y es uno de los epicentros mundiales del estudio del Islam, reuniendo en sus aulas a más de 8.000 alumnos.


Además de universidad, el bonito edificio también es una mezquita, que en su momento fue la más grande de África con capacidad para 22.000 fieles, y que a no ser que seas musulmán te tendrás que conformar con ver desde fuera, ya que lamentablemente la entrada a no musulmanes no está permitida.





Curtiderías

Las curtiderías son uno de los atractivos más populares de Fez, y forman una de las estampas más típicas de la ciudad. 


En las curtiderías se realizan las primeras etapas de elaboración del cuero, desde la limpieza hasta la coloración, para lo que se utilizan un montón de grandes cubas con agua y distintos materiales como excremento de paloma o tintes naturales.


_

¿Estás buscando un seguro de viaje bueno, bonito y barato para Marruecos? 



_




En Fez hay 4 curtiderías, siendo Chouwara la más grande y conocida. Para verla tendrás que buscar alguna de las muchas terrazas que se distribuyen alrededor, donde te darán un ramillete de menta para soportar mejor un mal olor que no nos pareció para tanto.



En muchas terrazas te intentarán cobrar y en algunas un cartel en la puerta indica que es entrada gratuita, aunque te pedirán que compres alguna pieza de cuero con métodos poco amigables. Te recomendamos ir a estas últimas, sube tranquilamente, disfruta de las vistas, haz fotos y vete por donde has venido, sin ceder a las presiones que te harán para que compres algo.



Mercados

La medina de Fez esconde algunos de los zocos más espectaculares de Marruecos. Si bien cada calle es un mercado en sí misma, algunas zonas concentran un número de tiendas aún superior.


Es el caso del Henna Souk, la Rue Rahbat Tben, o el principo de la Rue Talaa Sghira.


En Fez las tiendas se distribuyen por gremios y zonas. Hay calles donde solo se venden pieles (la zona de las curtiderías), zonas donde prácticamente solo verás telas y tejidos (a mitad de la Rue Talaa Sghira), zonas donde solo hay productos metálicos (Place Seffarine), y un laaargo etcétera de productos.



Mezquitas

En el skyline de Fes el Bali se dibujan las incontables torres de las mezquitas que se reparten a lo largo y ancho de la medina, algunas con ellas de más de 14 siglos de antigüedad.



La mezquita más importante de Fez es la al-Qarawiyyin, situada en pleno corazón de la medina y que también hace función de universidad. Además, otras mezquitas que vale la pena ver (desde fuera, recuerda) son la Mezquita de los Andaluces, situada en el barrio andaluz del que te hablamos un poquito más abajo, y la Mezquita Rcif, que con su gran torre verde es uno de los puntos de referencia de la medina.


Lamentablemente, si no eres musulmán no es posible visitar el interior de ninguna mezquita en Fez, así que si ese es tu caso tendrás que conformarte viéndolas desde fuera.




Palacio Real

Fuera de la Medina se encuentra el Palacio Real de Fez, uno de los edificios más antiguos de Marruecos, construido en el s. XIV.


El Palacio se encuentra en un enorme recinto rodeado de murallas y atravesado por 7 puertas doradas, una por cada día de la semana y por cada nivel de la monarquía, que por desgracia es todo lo que vas a poder ver, ya que la entrada al interior está cerrada al público.


Las puertas del Palacio son uno de los puntos donde se agolpan más turistas, así que es recomendable ir temprano.



Barrio Judío (Mellah)

Junto al Palacio Real se encuentra el barrio judío de Fez, conocido como Mellah, una zona que recibió una fuerte ola de inmigración durante la expulsión de los judíos de España con los Reyes Católicos.



Las calles de la Mellah son notoriamente distintas a las de la Medina, y los edificios son muy diferentes a los de estilo musulmán. De hecho, en las calles se respira un ambiente muy distinto que refleja la decadencia del barrio, que dejó su época dorada varios siglos atrás.


Vale la pena callejear y descubrir la sinagoga Ibn Danan, así como el cementerio judío.

Barrio Andaluz

El margen derecho del río Fez, en la zona este de la medina, está ocupado por el conocido como Barrio Andaluz, un área originada en el siglo IX, cuando miles de musulmanes residentes en el sur de la Península Ibérica emigraron a la ciudad marroquí para protegerse de las tensiones con los cristianos.


El epicentro del barrio se encuentra en la Mezquita de los Andaluces, construida entre los años 859 y 860, alrededor de la cual se extiende un sinfín de callejuelas con miles de pequeños comercios que forman un gran zoco.

Museo Dar Batha

El Museo Dar Batha, situado no muy lejos de la Puerta Azul, alberga una gran colección de objetos de artesanía marroquí y una amplia muestra de arte local de los últimos seis siglos.


Nosotros no entramos por falta de tiempo, aunque el precio económico de la entrada (10 MAD) no es un obstáculo para disfrutar de las exposiciones.

Tumbas meriníes

En lo más alto de El-Kolla, una de las colinas situadas junto a la Medina, se encuentran las Tumbas Meriníes, una antigua necrópolis levantada durante la época meriní (s. XIV) que alberga las ruinas de lo que hace mucho tiempo fueron las majestuosas tumbas de los sultanes de la dinastía.


Además del imponente conjunto de ruinas, desde la colina se puede disfrutar de una panorámica completa de la medina de Fez. Caminando desde la medina hasta las tumbas hay unos 30 minutos más o menos.



Otros atractivos fuera de la medina

A las afueras de la medina se encuentran los Jardines de Bou Jeloud, un precioso parque construido en el siglo XVIII por el sultán Moulay Abdallah, que permite disfrutar de un oasis de paz y tranquilidad tras el caos de la medina.


Además de la medina, vale la pena dar una vuelta por la Ville Nouvelle de Fez, la zona creada durante el protectorado francés en la que reside casi un millón de personas y en la que se encuentran la mayoría de grandes hoteles de la ciudad.





Dónde dormir en Fez

Marruecos es un país relativamente barato en cuanto a alojamiento, y Fez no es una excepción.


Son muchas las opciones de alojamiento, desde hoteles hasta pisos particulares, aunque la opción más auténtica son los llamados riads. Un riad es la construcción típica marroquí de varias plantas de altura con un patio en el centro. La mayoría de riads se encuentran en la medina de Fez, y ofrecen precios realmente atractivos.


Nosotros nos alojamos a través de Airbnb en el Palais el Mokri, un increíble palacio construido en el año 1906 por uno de los hombres más poderosos de la época en Marruecos, a tan solo 18 euros por noche. Aquí te dejamos el link por si te interesa, ya que es un sitio muy recomendable para quedarse.


¿Dormir en la medina o en la zona nueva? Esa es la cuestión



Lo mejor es ponerlo en una balanza, ya que las dos zonas tienen sus pros y sus contras (como todo en la life). Durmiendo en la medina estarás en el lugar más interesante de Fez y los precios serán mejores, pero por otro lado estarás lejos de la estación de tren y probablemente tendrás que llegar caminando hasta el alojamiento (la mayor parte de la medina es peatonal). En la zona nueva, los hoteles son más modernos y tendrás la estación de tren a un paso, pero para llegar a la medina necesitarás caminar un buen rato o tomar taxis (alrededor de 1,5€ por trayecto, nada traumático).


En cuanto a la seguridad en Fez, nosotros nos movimos por la medina de noche y no nos dio sensación de inseguridad en ningún momento, aunque en el vuelo de vuelta conocimos a un marroquí que nos dijo que era un poco peligroso moverse por Fez de noche.

Dónde comer en Fez

Si eres de buen paladar, ¡en Fez vas a disfrutar de lo lindo! La cocina marroquí, que fusiona lo mejor de las gastronomías árabe y mediterránea, dispone de un montón de platos y sabores exquisitos.


Desde sopas, con la harira como referente, y las tajines, comida de todo tipo cocinada y servida en platos tradicionales de cerámica y con el cus cus o el cordero como máximos exponentes, harán las delicias de los más sibaritas.


En Fez encontrarás un montón de locales y restaurantes para todos los gustos, desde pequeños espacios donde comer riquísimos bocadillos por 10 MAD (1€) hasta lujosos restaurantes donde degustar auténticos manjares.


Nosotros, que somos muy de comer en los lugares frecuentados por gente local, disfrutamos como locos y a precios muy económicos.


Encontrar un lugar concreto en la medina es difícil, pero te recomendamos la zona al norte de la Universidad, donde hay muchos locales de comida riquísima.

Un lugar que nos gustó fue el Ruined Garden, un bar situado en un jardín donde disfrutamos de un rico batido de dátil a precio bastante económico, y que cuenta con varios platos ricos y asequibles.


La zona más popular para comer y cenar en la medina de Fez se encuentra junto a la Puerta Azul, donde se agolpan varios restaurantes donde se sirven riquísimos platos, aunque esta zona es la más turística.



Del aeropuerto de Fez a la medina

Hay varias formas de recorrer los 15 kilómetros que separan el aeropuerto de Fez del centro. Bueno, mejor dicho hay 2: taxi y autobús.

Por un taxi, después de negociar, no deberías pagar más de 120 MAD (unos 12€) del aeropuerto a la zona nueva y 150 MAD (unos 15€) a la medina.


Si decides ir en bus público, puedes tomar el 16, que por 5 MAD por persona te lleva del aeropuerto a la estación de tren unos 45 minutos. Eso sí, ármate de paciencia, ya que teóricamente el bus pasa cada hora, pero nosotros estuvimos esperándolo 1 hora y media para volver de la ciudad al aeropuerto.


Si te ha gustado el artículo puedes dar Me Gusta en nuestra página de Facebook o compartirlo con los botones que tienes justo aquí abajo. ¡Es solo un click y nos harás muuuuuy felices! :)




4.90/5 – 78 

Etiquetas :

__________________________________

Posts Populares

Powered by 12Go Asia system
Mas en http://www.trukibook.com/2014/05/colocar-el-cuadro-de-los-me-gusta-en.html#ixzz3hPv9xjku